La medicina reproductiva del futuro

graphic of human egg cell being fertilized by sperm

El futuro de la medicina reproductiva pasa por dos hitos fundamentales, por un lado, mejorar la eficiencia de los tratamientos de reproducción asistida existentes y por otro conseguir el nacimiento de niños sanos, libres de enfermedades hereditarias.

Actualmente hemos conseguido que nazcan niños libres de las enfermedades hereditarias que porta o padece alguno los progenitores. La evolución de la genética molecular con técnicas como los aCGH y la secuenciación masiva (NGS), han mejorado las posibilidades en el diagnóstico genético preimplantacional, permitiéndonos estudiar con más rapidez y fiabilidad el estatus genético y cromosómico del embrión, constituyendo en sí mismo un criterio de selección que mejorará la tasa de éxito y la salud del bebe. Desde 1990, fecha en que se produjo el primer nacimiento tras la realización de un diagnóstico genético preimplantacional, hasta nuestros días, más de 10,519 niños han nacido por este procedimiento, según datos del PGT-Consortium de la Eshre publicado en agosto de 2017.

La eficiencia de los tratamientos de reproducción asistida va a depender del control sobre los dos agentes implicados, el embrión y el endometrio. El embrión, como producto de la unión de los gametos, óvulos y espermatozoides, y el endometrio como bio sensor del estado de salud de la mujer. La calidad de los óvulos y espermatozoides es fundamental para la futura calidad del embrión.

Las tendencias sociales sobre el retraso de la maternidad convierten a las mujeres fértiles en estériles. No ocurriendo lo mismo con el varón, en el que el paso del tiempo disminuirá su fertilidad, pero más tardíamente y con menor intensidad.

La preservación de la fertilidad en épocas tempranas de la vida, preservación de la fertilidad por razones sociales, revierte esta situación, permitiendo que estas mismas mujeres puedan tener sus hijos sin los riesgos que aporta la edad sobre la salud del bebe. Hasta la fecha la edad media a la que las mujeres han preservado su fertilidad por razones sociales ha sido 36,7 (+- 4,2 años), actualmente se observa una disminución progresiva en la edad de solicitud de este procedimiento, lo que demuestra una transformación de la sociedad. La vitrificación de óvulos por razones sociales constituirá el futuro de la medicina reproductiva.

El endometrio es el otro factor importante y necesario para la consecución del embarazo. Los estudios actuales nos han permitido valorar la expresión génica durante el periodo de la ventana de implantación, así como las investigaciones relativas a la valoración del estatus inmunológico funcional10o el microbioma endometrial11.Gracias a todo ello podemos diagnosticar disfunciones, tratarlas y transferir el embrión en el momento idóneo en el que el endometrio está preparado para recibirlo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

2 × 3 =