Victoria Anna, la primera niña probeta de España, cumple hoy 29 años

1364830484_0Barcelona, 12 jul (EFE).- Victoria Anna, la primera niña probeta de España, cumple hoy 29 años, un alumbramiento que se adelantó una semana a las previsiones de los médicos y que supuso un hito al que han seguido más de 8.000 nacimientos de españoles fruto de fecundaciones in vitro.

Anna Victoria nació el 12 de julio de 1984 y vino al mundo con 2,470 kilos, superando el problema de esterilidad que tenía su madre.

Los padres científicos de la niña, el actual director del Departamento de Obstetricia, Ginecología y Medicina de la Reproducción del Hospital Universitario Quirón Dexeus, Pedro N. Barri, y la directora del Área de Biología de Salud de la Mujer Dexeus, Anna Veiga, han coincidido en señalar que “en los últimos 29 años se han dado pasos de gigante en relación a la reproducción asistida”.

“El nacimiento de Victoria Ana marcó un antes y un después en la manera de entender la medicina de la reproducción humana”, han dicho con motivo de este aniversario.

Desde el alumbramiento de Victoria Ana han nacido en España más de 8.000 niños probeta y sólo el departamento de Salud de la Mujer del Instituto Dexeus ha realizado también desde entonces más de 80.000 ciclos de tratamientos de reproducción asistida.

A lo largo de estos 29 años, las técnicas de reproducción asistida han ido mejorando progresivamente y, en la actualidad, dependiendo siempre de la técnica aplicada y del perfil de la paciente, se logran tasas de embarazo de hasta el 60 %.

Veiga ha apuntado que “desde el punto de vista clínico hemos conseguido tratamientos de estimulación mucho más adaptados a las necesidades de las pacientes, siendo más simples y menos agresivos, y hemos optimizado los sistemas de selección y caracterización embrionaria así como el procedimiento de preservación de estos embriones”.

La bióloga se refiere así al estudio presentado esta semana por los expertos de Salud de la Mujer Dexeus en el encuentro anual de la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología (ESHRE), mediante el que se ha demostrado que la acumulación de ovocitos previa a la realización de un ciclo de diagnóstico o ‘screening genético preimplantacional’ (PDG/PGS) alcanza una tasa de gestación clínica del 61,5 % en pacientes con mal pronóstico reproductivo.

“Hemos conseguido aplicar novedosas técnicas en reproducción humana, y ahora la clave está en elaborar para cada paciente la estrategia adecuada”, ha puntualizado el doctor Barri.

El diagnóstico o ‘screening’ genético preimplantacional es una técnica de cribaje genético que permite seleccionar embriones sin anomalías génicas/cromosómicas que incrementa las probabilidades de gestación y disminuye el riesgo de abortos, mejorando así la efectividad de la fecundación in vitro.

El principal desafío al que se enfrentan ahora los médicos es lograr reducir las complicaciones asociadas a estas técnicas, es decir, los embarazos múltiples y la hiperestimulación ovárica. EFE

Publicado en El Correo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

diecisiete − Trece =