Una proteína hepática, pieza clave para la gestación

Se llama Lrh-1 y, hasta ahora, se pensaba en ella como una proteína hepática, pero una investigación publicada este lunes en Nature Medicine le otorga un papel mucho más amplio y la define como herramienta esencial para conseguir el embarazo en ratones y un correcto ciclo menstrual en mujeres.El trabajo, liderado por investigadores de la Universidad de Montreal, falla sin embargo en lo que se refiere a la traslación de los resultados: aunque demuestra el rol de la proteína en un proceso que aún no se entiende del todo (de ahí que la infertilidad siga siendo de difícil manejo en algunos casos) no consigue encontrar una solución que implique el uso del hallazgo.Tras observar una posible implicación de la proteína hepática en el proceso reproductivo, los científicos dirigidos por Bruce Murphy, del Centro de Investigación en Reproducción Animal del centro canadiense, desarrollaron unos ratones genéticamente modificados para no producir Lrh-1 y demostraron su hipótesis. Los animales eran incapaces de crear las condiciones uterinas necesarias para mantener un embarazo, ya que se formaban placentas defectuosas.

“Ya habíamos demostrado que la Lrh-1 es esencial para la ovulación, pero ahora vemos su papel en el útero, lo que implica la posibilidad de que la deficiencia de esta proteína contribuya al fallo gestacional”, explica Murphy.

El siguiente paso que dieron los investigadores fue demostrar si ese fallo gestacional provocado en los ratones transgénicos podía ser revocado con terapia de sustitución hormonal y fue ahí cuando dejó de haber buenas noticias. Los fármacos no lo consiguieron.

Si esto hubiera funcionado, es cuando hubiera tenido más sentido la estrategia también diseñada por los investigadores canadienses de determinar la presencia de la proteína en el útero mediante una biopsia, algo que ellos mismos definen como “prematuro”.

Sin embargo, los autores destacan que existen varios agonitas y antagonistas de la proteína en desarrollo clínico, no para la infertilidad sino para las consecuencias en el hígado de la diabetes tipo II. En cualquier caso, si los fármacos llegaran a buen puerto, sería más factible su estudio para una nueva indicación. Uno de los candidatos está siendo desarrollado por los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) de EEUU.

No es la primera vez que se ve una utilidad distinta a la hepática de la proteína Lrh-1. En 2011, investigadores de la Universidad de California en San Francisco (UCSF) publicaron en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) un estudio en el que se demostraba su papel en el crecimiento y proliferación del cáncer de páncreas, uno de los tumores de peor pronóstico que existen.

Publicado en El Mundo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

13 − 2 =