Tres de cada cien nacidos llegan ya por reproducción asistida

Cada vez son más las parejas que se someten a técnicas especializadas por problemas de infertilidad

A las dificultades económicas y de pareja para afrontar la llegada de un hijo hay que sumar los problemas médicos que sufren cada vez más parejas, entre otras cuestiones, por el retraso de la maternidad. Según los expertos, la infertilidad es un problema que afecta al 15% de las parejas españolas en edad de reproducción. Se considera infertilidad a la imposibilidad de obtener un hijo en tiempo de un año. Y la incidencia de estas patologías va en aumento.

Esto hace que cada vez sean más las parejas que recurren a técnicas de reproducción asistida para ser padres. De hecho, en la actualidad más del 3% de los niños nacidos ya vienen de técnicas de reproducción asistida, cada vez más utilizadas. De hecho, España es el segundo o tercer país en cuando a actividad de reproducción asistida.

Según explicó a este periódico el presidente de la Asociación Española para el estudio de la biología de la reproducción (Asebir), el doctor Manuel Ardoy, “uno de los factores que inciden en que se aumente el recurso a las técnicas de reproducción asistida es el retraso en el acceso a la maternidad. Cada vez las mujeres tienen su primer hijo a edades mayores y eso influye”, explicó el experto.

Ahora, la tendencia en las unidades hospitalarias de reproducción humana es atender no sólo a parejas estériles sino también a las que necesitan la preservación de la fertilidad por someterse a tratamientos como los oncológicos, que producen pérdida de la fertilidad. Los avances médicos permiten conservar por ejemplo los óvulos para que las mujeres, después del tratamiento, puedan ser madres. También asumen estas unidades las técnicas de diagnóstico genético preimplantatorio, que permite que parejas con enfermedades hereditarias graves tengan hijos sanos; y las técnicas también de prevención de transmisión de enfermedades infecciosas como el sida o la hepatitis, que permiten no sólo no transmitir la patología al hijo sino también a la pareja.

Según Ardoy, “a los 38 o 40 años la fertilidad está ya más comprometida”, por lo que a esa edad aumentan también las parejas que tienen que recurrir a la donación de ovocitos o semen, para lo que existen bancos públicos y privados.

Los expertos trabajan también en los últimos años con el reto de reducir los embarazos múltiples, el principal riesgo de las técnicas de reproducción asistida. La tendencia es a reducir los embarazos dobles gracias a la selección embrionaria. El embarazo triple es ya más anecdótico.

“Con estas técnicas podemos implantar sólo un embrión y el resto se congela con técnicas eficaces y después se le implanta a la madre en un próximo embarazo”, explica Ardoy. Es decir, que sería como conseguir dos embriones con técnicas de reproducción asistida y que nazcan los dos pero ‘por partes’, no por embarazo múltiple.

En la actualidad, según el experto, no hay normativa en cuanto al número de ciclos máximos, el Ministerio está trabajando, pero hay protocolos. En la sanidad pública se dan dos ciclos con posibilidad de un tercero a criterio médico. En la privada, el número de ciclos es más amplio y depende de la intención clínica.

La edad para someterse a técnicas de reproducción asistida también se controla y está en los 40 años con ovocitos propios y en 50 con óvulos de donante. Pero no se suelen superar los 43 años.

Fuente: Granada Hoy

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

18 − Trece =