También para ellos terapia hormonal

LA INFERTILIDAD MASCULINA ESTARIA LIGADA A LA MORTALIDAD

Al igual que las mujeres, los hombres sufren cambios hormonales y muchos de los síntomas que creen experimentar por su edad se deben a la disminución de la testosterona.

“Los varones también tienen un proceso similar al de las mujeres, quienes atraviesan por el climaterio. Se trata de la andropausia (hipogonadismo tardío), sólo que se presenta como diez años después de que inician las mujeres”, explica la andróloga Rosario Tapia, directora del Instituto de Medicina Reproductiva y Andrología.

Los hombres, añade, pueden sufrir disminución de la testosterona también debido a enfermedades crónico degenerativas.

“Todos los varones que cursan con enfermedades degenerativas como diabetes, obesidad, males cardiovasculares, pueden tener una deficiencia más temprana”, advierte.

Los primeros cambios bioquímicos se presentan desde los 40 años, en tanto que la deficiencia de la testosterona se hace evidente después de los 55 años.

Estos cambios y la disminución de la hormona pueden originar fatiga, pérdida de la masa muscular y de la fuerza, trastornos del sueño, disminución de la libido e incluso problemas de erección que al inicio pueden ser leves, pero que pueden convertirse en severos.

En el ámbito emocional, pueden experimentar irritabilidad y síntomas de depresión.

“Hay cambios a nivel prostático, aunque éstos se han asociado simplemente con la edad, pero se ha visto también que pueden estar asociados con la deficiencia hormonal, como son disminución del chorro de la orina, que se bifurque el chorro, goteo terminal, que se levanten más veces a orinar en las noches”.

Tapia indica que los hombres con estos síntomas deben acudir con el andrólogo o urólogo para evaluar sus niveles de testosterona y la necesidad de recibir terapia de reemplazo hormonal.

Los varones la requieren cuando sus niveles de testosterona son muy bajos y siempre y cuando no padezcan de cáncer de próstata, pues la terapia puede incrementar la acción de las células cancerígenas.

Publicado en El Vigía

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

1 × tres =