San Valentín: Una fiesta asociada a la fertilidad

Se ha extendido al mundo entero; es un día que la mayoría conoce, festeja y espera: Día de los Enamorados, Día de San Valentín o Día de la Amistad y el Amor. Sin embargo, se ha preguntado usted ¿por qué el 14 de febrero?

Existen diversas teorías que otorgan a esta fecha el origen del Día de los Enamorados. Según los historiadores el origen de la celebración se remonta a una costumbre pagana de la antigua Roma, derivada de los ritos en honor Lupercus, dios de la fertilidad, que se celebraban el día 15 de febrero. Así mismo, diversas fuentes centran su surgimiento en la Roma del siglo III, época en la que el cristianismo era perseguido.

Se cuenta que, el Emperador Claudio II prohíbe a sus soldados el matrimonio, pues juzga que los hombres solteros rinden más en el campo de batalla que los casados, quienes están emocionalmente ligados a sus familias. Es en estas circunstancias cuando aparece San Valentín, sacerdote cristiano que decide proteger a los enamorados y auspicia bodas secretas. El Emperador, instigado por sus soldados y el gobernador, ordena su ajusticiamiento. La sentencia: una ejecución en tres partes. Primero una paliza, luego sería apedreado y, finalmente, decapitado.

Otra de las leyendas relacionadas con él, relata que mientras estuvo encerrado, su carcelero le pidió que diera lecciones a su hija Julia, que era ciega de nacimiento. La hermosa e inteligente joven encontró en él apoyo y sabiduría y ambos se enamoran. En la víspera de su ejecución, el sacerdote le envía una nota de despedida, la que firma como “de tu Valentín”. A ello se atribuye la génesis de las tradicionales cartas de amor y poemas que intercambian los enamorados en la actualidad, cada 14 de febrero, día en que fue ejecutado Valentín.

San Valentín, festividad tradicional de los países anglosajones, es igualmente asociada una fiesta fertilidad que, como antesala de la primavera, realizaban los primitivos pobladores de Inglaterra y de Escocia. En ella los jóvenes de cada tribu elegían pareja por sorteo. Otra de las historias alrededor del día está relacionada con Cupido o el Dios del Amor. Esta narra como se enamora de una joven princesa llamada Psique. Pero no puede estar con ella, ni verla a los ojos, porque es un Dios. Así que los dioses se compadecen y hacen inmortal a la joven, para que pueda estar junto a su amado.

El Día de los Enamorados, típicamente occidental, se ha extendido incluso a países asiáticos como Japón, Taiwán y China, donde ya existía el Qi Xi, también conocido popularmente como Qi Qiao Jie, Día para mostrar las habilidades, Día Chino del amor o Festival de la urraca. Este se celebra en el séptimo día del séptimo mes lunar, en el calendario chino; o sea, el 23 de agosto este 2012. Además, algunas versiones asocian la fiesta con el amor porque coincide con el momento del año en que los pájaros empiezan a emparejarse, de ahí que se vea como un símbolo de amor y de creación.

Si bien el Día del Amor se conmemora en todo el mundo, no en todos las naciones la fiesta es igual, ni se efectúa el mismo día. Algunos festejan por separado el Día de la Amistad y en Brasil, por ejemplo, el llamado “Día dos Namorados” es el 12 de junio y en Egipto el 4 de noviembre. En Argentina, existe también, del 1 al 7 de julio, la Semana de la Dulzura, durante la cual es costumbre obsequiar golosinas por besos.

Curiosamente, en Japón, las mujeres son quienes regalan chocolates a los hombres, ya sean familiares, amigos o colegas. Las orquídeas oriundas de la flora peruana, se encuentran entre los regalos más preciados en esta nación y en Dominicana, en algunas instituciones, se invita a vestirse de rojo, rosado o se disfrazan como angelitos. En los tiempos contemporáneos se estila, cada vez más, enviar e-mail, tarjetas electrónicas y sms. Estos, lamentablemente, han ido sustituyendo las habituales tarjetas o cartas.

No obstante, sin importar, lo que se regale, el país o la religión, lo esencial y más valioso de este día, es el culto al amor. Enamorado o no, con pareja o soltero, triste o alegre, se trata de reservar un espacio con el otro u otros, para consolidar sentimientos de amor, admiración y respeto mutuos.

Fuente: Ahora.cu

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

dieciseis − 7 =