¿Sabías que los trastornos alimentarios afectan la fertilidad?

¿Sabías que los trastornos alimentarios afectan la fertilidad?

Los desórdenes en la alimentación afectan a mujeres y hombres, por igual. Cómo prevenirse

Los trastornos alimentarios tales como anorexia, bulimia y obesidad son verdaderos enemigos de la fertilidad, y es preciso actuar cuanto antes para evitar consecuencias a largo plazo sobre la salud reproductiva. Así lo expresaron la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva (SAMeR) y Concebir (Asociación Civil de pacientes) con motivo del Mes Internacional del Cuidado de la Fertilidad, que se conmemora durante todo el mes de Junio.

Con el lema “Trastornos alimentarios, enemigos de la fertilidad”, ambas entidades enfatizaron la necesidad de hablar de estos temas, consultar con especialistas y trabajar activamente para evitar que las personas sufran un deterioro de su salud reproductiva a causa de desórdenes en la alimentación.

“Un plan de alimentación balanceado, completo, variado, adecuado a las necesidades de cada persona es lo que se necesita para lograr una buena salud reproductiva y en general”, aconsejó la especialista. “La dieta debe incluir alimentos ricos en vitaminas y minerales (vegetales y frutas frescas de todos los colores), proteínas (carnes magras, lácteos, huevos, legumbres, cereales integrales), ácidos grasos esenciales (aceites vegetales, semillas, frutos secos)”, enumeró la nutricionista Alejandra Adriana Cinquemani, y a su vez recomendó “evitar el consumo de alimentos procesados, azúcares refinados, grasas trans y saturadas, bebidas colas y café (inhiben la absorción de varios nutrientes)”.

El consejo es que si la persona sabe que tiene trastorno alimentario, también debe saber que eso se va a relacionar con problemas de fertilidad. Tendrá que consultar con un ginecólogo, o un especialista en medicina reproductiva si está buscando el embarazo, y si tiene sobrepeso, con un nutricionista para ayudar al embarazo, afirman los especialistas.

Anorexia, bulimia y obesidad

La anorexia, una obsesión de perder peso que lleva a restringir la ingesta de comida hasta poner en riesgo la vida, se asocia a falta de menstruación, ciclos irregulares y ausencia de ovulación. En el caso de la bulimia, se caracteriza por la necesidad de comer en exceso (atracones) y luego vomitar y eliminar los alimentos, con períodos de ayuno, diuréticos y laxantes para perder peso. El exceso de laxantes y la frecuente provocación de vómitos ocasionan falta de nutrientespara el crecimiento del bebé.

Isabel de Rolando, quien además es odontóloga, comentó que desde su práctica puede observar cómo las personas que sufren los trastornos a menudo no reconocen su problema: “Pese a los signos evidentes que dejan en la boca, por lo general lo niegan; esto impide que busquen ayuda. Recordemos que además de la enorme presión social por estar flacos, y del bombardeo televisivo que muestra figuras de modelos muy delgadas, en la anorexia y la bulimia siempre está presente un componente psicológico, porque no todas las personas que quieren adelgazar desarrollan un trastorno alimentario”.

En cuanto al sobrepeso y la obesidad, pueden incidir sobre trastornos menstruales así como también en la secreción de hormonas sexuales, disminuyendo la fertilidad. Las pacientes obesas pueden requerir mayor dosis de hormonas para ovular. A mayor obesidad (medida según el Índice de Masa Corporal), menor era la probabilidad de un embarazo espontáneo en mujeres subfértiles, es decir, con dificultades para concebir.Además, en la mujer obesa que logra el embarazo, el sobrepeso aumenta el riesgo para ella y para su bebé, ya que es mayor la posibilidad de sufrir preeclampsia, diabetes gestacional, enfermedades cardíacas y malformaciones congénitas, entre otras.

Fuente: cosmo.com.ar

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

cinco × cuatro =