Prueba con FIV mejora las posibilidades de implantación

Prueba con FIV mejora las posibilidades de implantación al localizar el momento adecuado de fertilidad
Prueba con FIV mejora las posibilidades de implantación al localizar el momento adecuado de fertilidad

Miles de parejas infértiles podrían beneficiarse de una nueva prueba que adapta el tiempo de tratamiento de FIV al ciclo individual de una mujer por primera vez.

Los científicos detrás de la técnica creen que la FIV con frecuencia fracasa porque el embrión se transfiere en el momento equivocado, falta identificar el momento en que se abre una ventana de fertilidad y este tiempo es crucial.

La nueva prueba evalúa la actividad de los genes de la mucosa del útero para determinar el momento óptimo de la mujer para el tratamiento y en los estudios piloto el enfoque personalizado apareció para aumentar significativamente las tasas de éxito.

El Prof Juan García-Velasco, en Madrid, dijo: “Creemos que el 15% de los casos de fallo de implantación son simplemente debido al mal tiempo de inseminación.” El profesor García-Velasco es ahora líder de un ensayo clínico de la prueba, involucrando 2.500 pacientes en más de diez países, entre ellos Gran Bretaña.

Geeta Nargund, director médico de una  clínica de Londres está participando, dijo: “El eslabón más débil de la FIV es el fracaso de la implantación. Creo que esto es un gran avance”.

Hay más de 60.000 ciclos de FIV en Gran Bretaña cada año, pero sólo el 24% de estos tratamientos conducen a los nacidos vivos. Actualmente las Clínicas comprueban el aspecto visual de la mucosa del útero mediante ecografía, dando una indicación general de salud.

“Lo que nunca hemos conocido es la “ventana” directa a la implantación”, dijo Nargund. “Si se olvida de esa ventana, no importa cómo es de hermoso el embrión, este no va a implantar.”

Para la mayoría de las mujeres no es un tramo de tres, cincuenta u ocho días en que el revestimiento, o endometrio, envía señales químicas cruciales que permiten que el embrión se implante. Para algunas mujeres la ventana fértil se desplaza más temprano o más tarde en el ciclo o es inusualmente breve.

En la nueva prueba, se toma una biopsia del endometrio y se analiza la actividad de los genes. A medida que las células entran en la fase receptiva de una serie de genes que encienda y apague en una secuencia fiable que los científicos pueden leer como un reloj.

“Creo que va a hacer una diferencia significativa en las expectativas de las parejas y cómo podemos explicar los fracasos”, dijo García-Velasco. “Hasta ahora, el endometrio era una especie de caja de negro. Ahora podemos decir que este fue el problema y esto es lo que podemos hacer al respecto.

En un estudio piloto, la prueba se les dio a 85 mujeres que habían experimentado cada uno un promedio de cinco rondas de FIV que habían fallado en la fase de implantación. En estas mujeres, la ventana fértil era más probable que sea cambiado temprano o tarde, en algunos casos, falta por completo el día en que el embrión se transfiere en los protocolos de FIV estándar, el estudio encontró.

Cuando se utilizó el análisis de genes como guía, el 33% de los tratados tenía una implantación exitosa, considerablemente más alta de lo que sería típico de dicho grupo, dijo García-Velasco. “Esta es probablemente la población más difícil para la realización de FIV. Algunos de ellos se benefician con sólo cambiar al día “, dijo.

En el ensayo internacional, la prueba se ofrecerá a las mujeres que han tenido dos o más instancias anteriores de fallo de implantación.

Nick Macklon, profesor de obstetricia y ginecología en la Universidad de Southampton, estima que las cuestiones vinculadas a la mucosa del útero explican alrededor de dos tercios de los casos de fracaso recurrente de la implantación, alrededor de un tercio de los casos se debe a anomalías de embriones.

“Realmente necesitamos estas pruebas para diagnosticar mejor por qué un ciclo no ha funcionado”, dijo. “Eso es algo que frustra a los médicos y pacientes por igual. Sabemos que los embriones pueden ser perfectos y aun así no implanta”.

Él cree que el hecho de no abordar cuestiones relacionadas con la mucosa del útero explica por qué las tasas de éxito de la FIV han estado estancadas en la última década.

“Hacer estas pruebas podría mejorar significativamente las tasas de éxito”, dijo.

En última instancia, se pretende desarrollar una versión menos invasiva de la prueba, basada en el muestreo de fluido endometrial, que podría ser utilizado en el momento del tratamiento. La evaluación actual se hace por lo menos un mes antes de la transferencia de embriones porque el acto de “molestar” a la propia mucosa del útero interfiere con la implantación.

Fuente: www.theguardian.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

cuatro × uno =