Prevención del ACV en mujeres l

Prevención del ACV en mujeres
Una nueva guía con recomendaciones específicas que toman en cuenta las particularidades del sexo femenino.

Resumen

Descripción: En febrero de 2014, la Asociación Americana del Corazón lanzó su primera directriz que se centró en la prevención del ictus en las mujeres. Esta nueva guía destaca los factores de riesgo para el accidente cerebrovascular únicos en las mujeres, incluyendo la anticoncepción oral la terapia hormonal, y los trastornos asociados con el embarazo como la preeclampsia, que pueden tener consecuencias duraderas en la salud de la mujer. También se ocupa de la hipertensión; fibrilación auricular; migraña con aura; y de la epidemiología de los tipos de accidente cerebrovascular, tales como la hemorragia subaracnoidea por aneurisma y trombosis venosa cerebral, que son predominantes en las mujeres.

Métodos: Los miembros de un panel de expertos multidisciplinario buscaron, revisaron y criticaron la literatura en idioma Inglés relevante publicada entre 1990 y mayo de 2013. El panel ideó tablas de evidencia y elaboró recomendaciones con arreglo a procedimientos y niveles de evidencia de las directrices de la Asociación Americana del Corazón.

Recomendaciones: Esta sinopsis de la guía resume la evidencia sobre los factores de riesgo para el accidente cerebrovascular en mujeres y sugiere estrategias de prevención. También describe las nuevas recomendaciones pertinentes para la identificación y el tratamiento de los trastornos hipertensivos en el embarazo que aumentan el riesgo de accidente cerebrovascular.

Introducción

Las diferencias de sexo son reconocidas cada vez más en muchas áreas de la medicina, y el accidente cerebrovascular no es una excepción. Se estima que unos 6,8 millones de personas en los Estados Unidos han tenido un accidente cerebrovascular, la mayoría de los cuales son mujeres (3,8 millones) (1). En el momento del ACV, las mujeres son mayores y tienen más probabilidades de vivir solas y tienen peor estado pre-mórbido que los hombres. Después del ACV, las mujeres también son más propensas a ser institucionalizados y a tener una recuperación más pobre y peor calidad de vida que los hombres (2-6).

Hay muchos factores de riesgo para el accidente cerebrovascular únicos en la mujer, como el embarazo y las complicaciones del embarazo, la anticoncepción hormonal y la terapia hormonal sustitutiva para los síntomas de la menopausia. Otros factores de riesgo son más comunes en las mujeres que en los hombres, como la hipertensión, la fibrilación auricular, dolor de cabeza tipo migraña con aura, la depresión y el estrés psicosocial.

Con estos problemas en mente, se ha desarrollado un esquema específico según el sexo que consolida las recomendaciones para la prevención del ictus en las mujeres y las pautas de prevención primaria y secundaria (7-8) hacen hincapié en los problemas específicos del estilo de vida con más detalle que las guías de prevención cardiovascular previamente publicados (9 ).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Diez − seis =