Prepara ONG guías prácticas para la correcta reproducción asistida en México

  • Busca dar certeza a la población sobre esa actividad
Fernando Camacho Servín
Periódico La Jornada
Miércoles 6 de junio de 2012, p. 46

Dentro de dos meses, la Asociación Mexicana de Medicina de la Reproducción (AMMR) divulgará varias guías prácticas sobre la forma correcta de efectuar técnicas de reproducción asistida, las cuales serán propuestas a la Secretaría de Salud (Ssa) para que las adopte como norma oficial, y de esta manera haya certidumbre sobre un proceso cada vez más utilizado.

Así lo informó Alberto Kalby, coordinador de un encuentro sobre el tema, el 25 de mayo pasado, donde especialistas de 38 clínicas de fertilidad del país debatieron para consensuar la elaboración de un texto que cubra el vacío dejado desde hace años por los sucesivos gobiernos por motivos políticos.

El principal objetivo del texto, señaló el especialista en rueda de prensa, es difundir que en México sí existen procedimientos estandarizados y seguros sobre esa práctica; proteger e informar a los pacientes, y presionar para que dicha iniciativa sea la base de una ley general de reproducción asistida, hoy inexistente.

Es fundamental, subrayó Kalby, que las personas con problemas de fertilidad en México –unos 6 millones– tengan la información respectiva, ya que 70 por ciento de ellas en realidad no necesitan recurrir a técnicas de fecundación in vitro, pues con un tratamiento regular pueden tener hijos.

Conveniencia política

De acuerdo con el especialista, desde 1998 la AMMR ha enviado diversas iniciativas al Congreso de la Unión para que se legisle sobre el tema, pero no ha ocurrido, sobre todo por motivos de conveniencia política, ya que si un partido dice que sí a alguna propuesta, el otro dirá que no, y viceversa.

Otro impedimento para avanzar en la aprobación de una ley, añadió, es la polémica que generan aspectos bioéticos, como la cuestión del momento en que se inicia la vida.

En general, desde el punto de vista científico, la vida comienza cuando el ser que va vivir adquiere individualidad, lo que ocurre a los 14 días de la fecundación. Un espermatozoide o un óvulo, o incluso un óvulo fertilizado de dos o tres días, son células que ustedes en cualquier momento pueden dividir, puntualizó.

Tener una ley sobre el tema, dijo, también ayudaría a definir cuál es el destino de los espermatozoides u óvulos congelados que en muchas ocasiones las parejas abandonan, ya que aún podrían servir para investigación o para que otras parejas tengan hijos.

Kalby indicó que mediante la criopreservación de las células sexuales muchas mujeres y hombres pueden postergar el embarazo sin correr el riesgo de ser infértiles,  ya que los gametos jóvenes estarían debidamente resguardados para cuando decidan usarlos.

Publicado en La Jornada

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

3 + Doce =