Ovulación: mitos y falsas creencias

Ovulación: mitos y falsas creencias

Cuando una mujer quiere quedarse embarazada la ovulación se convierte en un asunto apasionante. Algo que no importaba nada, pasa de repente a ser un objetivo. ¿Estoy segura de que ovulo? ¿Cómo sé qué día ovulo? Son preguntas frecuentes.

Por eso quiero comentarles algunas falsas creencias que en la consulta oímos continuamente.

¿Es cierto que cada mes se ovula por un ovario? 

Pues no, no lo es, aunque lo cuenten incluso los libros de texto de colegio.

El óvulo es una célula que está dentro del folículo y ambos se desarrollan. Los folículos pasan por las siguientes fases: primordial, primario, secundario y finalmente terciario, cuando ya están maduros.

Los folículos primordiales, en primera fase, descansan en el ovario, donde muchos de ellos, tres meses antes del ciclo en el que se ovulará, empiezan a crecer y a convertirse en folículos primarios. Este proceso se llama de reclutamiento.

De todos estos folículos, sólo unos pocos llegan a ser folículos secundarios, muchos se atrofian, se van quedando atrás. A esto se le llama proceso de atresia. Finalmente, sólo uno entre los secundarios llegará a convertirse en terciario, y a medir de 2 a 3 cm.  Si en vez de ser uno son dos, es cuando podemos tener gemelos.

A lo largo de este proceso, el folículo dominante produce unas sustancias que inhiben el desarrollo de los demás. Y esto ocurre en todo el tejido ovárico, no importa si está en el ovario derecho o en el izquierdo. Cuando una mujer sólo tiene un ovario ovula siempre por ese ovario. Si tiene los dos el proceso es aleatorio, es decir, puede ovular varios meses seguidos por el mismo ovario.

¿Y si no ovulo?

Muchas mujeres temen no saber si ovulan. Puedo decirles que si los ciclos menstruales son regulares, es decir, si  tienes la regla cada mes,  es seguro que ovulas.

Las chicas que no ovulan son las que se quedan sin la regla, la tienen cada varios meses o presentan ciclos irregulares.

Para saber qué día ovulas es suficiente con que te fijes en la duración habitual de tus ciclos. Sabemos que desde la ovulación hasta la regla siguiente pasan 14 días. Así, si tus ciclos son de 28 días, lo más probable es que ovules el día 14º del ciclo; si son de 27 días pues el 13º.

Aunque no siempre es exacto, no necesitas tests de ovulación, es más práctico tener relaciones entre tres días antes y el día que ovulas. Sabemos que los espermatozoides pueden esperar con vitalidad al ovocito tres días en las trompas y que el ovocito puede fecundarse durante 24 horas (un día después de la ovulación, degenera).

Lo ideal es orientar las relaciones sexuales a esos días pero no hace falta que sean todos esos días. Aunque tengas una misión ¡mantengamos un poco de romanticismo!

Tienes que saber que los espermatozoides se desplazan desde la vagina hasta la trompa con una velocidad de 2 a 3 milímetros por minuto. Así, desde que se produce la eyaculación hasta que el espermatozoide llega al ovocito pasan unos 45-60 minutos… Pocas horas después de una relación sexual ¡ya puedes estar embarazada!

Ovular no significa que puedas quedarte embarazada. 

Durante los ocho o diez últimos años de menstruaciones la mujer ya no puede tener hijos sanos. El sistema fisiológico de separación de los cromosomas de los óvulos envejece y se hace ineficaz. De esta forma, con el paso del tiempo los ovocitos presentan alteraciones que impiden la fecundación o que darán lugar a abortos.

Este proceso de envejecimiento se produce por el paso del tiempo. Hay quien cree que durante el embarazo o durante el tiempo en que se toman anticonceptivos no se gastan óvulos, pero no es cierto. Es como pensar “¿mientras estoy dormida no envejezco?”

Otro error frecuente es creer que cuando se lleva mucho tiempo tomando píldoras anticonceptivas hay que esperar unos meses para quedarse embarazada.

No es cierto, puedes buscar el embarazo desde el momento en que las dejas. Supongo que esta falsa creencia viene dada porque cuando se llevan muchos ciclos sin ovular es frecuente que la primera ovulación se retrase.

¿Qué pasa con los óvulos no fecundados?

Los óvulos no fecundados son células microscópicas que son eliminadas por un tipo de glóbulos blancos llamados macrófagos y que forman parte de nuestro sistema de limpieza celular. ¡No se expulsan con la regla! Son recogidos por estos linfocitos y llevados a la sangre.

¿Se hereda la fertilidad? 

Sabemos que algunos aspectos relacionados con la fertilidad están determinados genéticamente y por tanto hay familias más fértiles que otras.

Así, el número de ovocitos y folículos primordiales con el que nace una niña puede oscilar entre 2 y 3 millones y esto tiene que ver con la herencia ligada a los cromosomas X.

Con frecuencia las pacientes nos dicen: “Tendré la menopausia probablemente a la edad de mi madre o un poco más tarde”. En las sociedades industrializadas esto está cambiando. Debido a los tóxicos disruptores endocrinos que se acumulan en la grasa de la madre el número de estas células se reduce y vemos que también se va reduciendo la edad fértil.

Esto ocurre también en los hombres, y por eso va disminuyendo la fertilidad masculina en varones de áreas con tóxicos ambientales.

Por último, también es muy típico oír: “Me vino la primera regla muy pronto, así que tendré pronto la menopausia”. Pues no, la edad de la menopausia no tiene ninguna relación con la edad en la que vino la primera regla.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

12 − 5 =