Una nueva técnica evita abortos espontáneos en la reproducción asistida

La tasa de aborto espontáneo en la transferencia del blastocisto sin realización de un análisis previo en mujeres de entre 38 y 41 años es de un 42%, pero puede disminuir hasta el éxito total, con 0% de abortos, gracias a la transferencia de un embrión previamente analizado mediante screening cromosómico (CCS), que permite el análisis de los 23 pares cromosómicos. Estas pruebas de detección de aneuploidías con arrays CGH mejoran la tasa de implantación de los embriones, pues son muy útiles para evaluar la viabilidad de estos embriones, previa a la realización de la transferencia al útero materno, según el estudio “RCT study in advanced maternal age patients using array-CGH: interim analysis”.

  • Esta técnica permite la selección de embriones euploides o normales con el fin de mejorar los resultados clínicos y reducir el riesgo de aborto y de bebés con anomalías cromosómicas.

“Existe un mayor riesgo de aparición de aneuploidías según va aumentando la edad materna”, afirma Carmen Rubio, directora del programa de Diagnóstico Genético Preimplantacional para Anomalías Cromosómicas de IGENOMIX, durante el Congreso de la European Society of Human Reproduction and Embryology (ESHRE), que se realiza el Múnich. “Es de vital importancia que los embriones sean analizados antes de la transferencia para poder conocer si presentan alguna anomalía cromosómica, y con estos resultados, realizar la selección de embriones euploides o normales con el fin de mejorar los resultados clínicos y reducir el riesgo de aborto y de bebés con anomalías cromosómicas”.

El estudio se basó en el análisis de un grupo de mujeres entre 38 y 41 años, cuyo embrión fue sometido a un análisis previo de las posibles anomalías, mientras que otro grupo de control no tuvo ese tratamiento durante la transferencia del blastocisto.

“En nuestra investigación conseguimos detectar un 81% de embriones anormales en el grupo CCS, lo que refleja la importancia de este análisis previo a la transferencia”, dice la doctora Rubio. “Las pruebas de detección de aneuploidías son herramientas útiles a partir de las que evaluamos la viabilidad de los embriones en edad materna avanzada y en otras indicaciones en casos de parejas infértiles. Con este screening cromosómico los resultados clínicos que se obtienen y el tiempo hasta la consecución del embarazo podrían ser, por tanto, mejorados”.

La principal conclusión es que con la nueva técnica se pueden descartar aneuploidías antes de que se produzca la implantación, lo que permite transferir únicamente los embriones sanos, algo que no era posible con FISH, la técnica usual para diagnóstico genético preimplantacional.

“Algunas anomalías como las trisomías son capaces de evolucionar a estadios de desarrollo del embrión muy avanzados e, incluso, llegar a nacer”, mantiene Marta Ariza, bióloga de IVI Madrid. “Aunque hay una clara relación entre la calidad del blastocisto y la aneuploidía, es recomendable analizar cromosómicamente el embrión mediante la novedosa técnica de arrays CGH, para evitar la implantación de este tipo de embriones”.

Fuente: lasprovincias.es

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Once − 6 =