Nueva cirugía sin incisiones para tratar la hiperplasia prostática benigna

Nueva cirugía sin incisiones para tratar la hiperplasia prostática benigna
Nueva cirugía sin incisiones para tratar la hiperplasia prostática benigna

A los 60 años, más del 50% de los hombres en los Estados Unidos sufren de hiperplasia benigna de próstata (HBP), una condición que conduce a cambios molestos en el flujo urinario. Mientras que la terapia médica es generalmente la primera línea de tratamiento, un nuevo implante mínimamente invasivo puede reducir drásticamente los síntomas para los hombres.

“Este es un procedimiento seguro para los hombres con HBP para mejorar la micción, preservando la función sexual”, dijo Mike Hsieh, urólogo de la Universidad de California. “Este procedimiento endoscópico se realiza de forma ambulatoria bajo sedación ligera, prácticamente sin efectos secundarios”.

La próstata es una glándula del tamaño de una nuez que se encuentra debajo de la vejiga. Cuando la próstata se agranda, puede restringir el flujo normal de la orina, causando flujo interrumpido o débil, las fugas, la incontinencia de urgencia y la micción más frecuente, especialmente por la noche.

“Más de la mitad de todos los hombres en sus años sesenta, y hasta el 80% de los hombres en sus setenta y ochenta, tienen algunos síntomas de HPB,” dijo Hsieh. “Esta es una excelente alternativa a las cirugías tradicionales que requieren la eliminación de tejido de la próstata, lo que puede causar complicaciones como la disfunción eréctil y la eyaculación.”

El implante se compone de una serie de pequeñas suturas permanentes que levantan el agrandamiento de la próstata abierta de modo que no interfiera con la anatomía de la uretra o la vejiga. Los implantes se colocan a través de una aguja hueca y en la próstata. No se necesita ninguna sonda urinaria post-procedimiento. Los efectos secundarios pueden incluir ardor y sangre en la orina durante las primeras 24 horas después del procedimiento.

El dispositivo, llamado UroLift, fue aprobado por la FDA en 2013.

Fuente: www.sciencedaily.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

cuatro × 1 =