Mitos y verdades del embarazo tardío

 
Mayor participación femenina en el mundo laboral, el desarrollo profesional y el deseo de crecer a nivel personal, influyen en el retraso de la llegada del primer hijo
.

por:  La Segunda Online

viernes, 13 de julio de 2012

Son cada vez más las mujeres que pasada los treinta años no han sido madres.

Una mayor participación femenina en el mundo laboral, buenas oportunidades de desarrollo profesional y el deseo de crecer a nivel personal, influyen en el retraso de la llegada del primer hijo.

Una decisión que hay que sopesar bien, ya que conlleva algunos riesgos, como explica a continuación el Dr. Augusto Rolle, ginecólogo de Vidaintegra.

Mito 1: Es mejor tener hijos cuando se es joven

Verdadero. Según Augusto Rolle, la mejor edad para tener hijos desde el punto de vista biológico, va desde los 20 hasta los 34 años de edad, ya que los riesgos de un embarazo en una mujer de 35 años o más, aumentan.

“En las etapas  extremas de la edad reproductiva, el riesgo de tener preeclamsia, o presión arterial elevada, aumenta. Asimismo, hay mayor prevalencia de patologías como la hipertensión arterial -que puede afectar el funcionamiento de los riñones-, diabetes gestacional -asociada a malformaciones, abortos y problemas en el desarrollo del feto-, enfermedades autoinmunes, miomas uterinos de gran tamaño, cáncer de mama y cuello uterino,”, afirma el especialista.

Mito 2: La fertilidad no sufre alteraciones con el paso de los años

Falso. Por lo general, las mujeres comienzan a experimentar una disminución en su fertilidad a partir de los 30 años de edad. No es raro que a una mujer en la mitad de su tercera década de vida le lleve más tiempo concebir que a una mujer joven.

“La disminución de la fertilidad que se produce con la edad puede atribuirse, en parte, a una menor frecuencia de la ovulación o a problemas tales como la endometriosis, por la cual tejidos similares al que recubre el útero se adhieren a los ovarios o los trompas de Falopio e interfieren con la concepción”, dice el facultativo. Y agrega: “Si después de intentar concebir durante seis meses, una mujer no ha quedado embarazada, debe consultar a su médico. Muchos casos de infertilidad pueden ser tratados con éxito”.

Mito 3: El riesgo de que el parto sea con cesárea es el mismo, independiente de la edad

Falso.  En el caso de las mujeres que tienen por primera vez un hijo a esta edad, los riesgos son mayores, dado que tienen menos elasticidad, por lo que el riesgo de terminar en cesárea aumenta, enfatiza el facultativo.

Mito 4: El control en un embarazo tardío es  importante iniciarlo antes de que se produzca

Verdadero. “Consumir ácido fólico unos meses antes de quedar embarazada es recomendable y también controlar el peso, presión arterial y tabaquismo. De manera de tener las mejores condiciones físicas antes de iniciar el embarazo y detectar cualquier patología desde el primer momento”, asevera Rolle.

Mito 5: Hacer ejercicio durante un embarazo después de los 35 años es riesgoso

Falso. Si el deporte es moderado y lo indica el médico, resulta beneficioso, “ya que permite disminuir el riesgo de diabetes gestacional, prepara el cuerpo para el parto y ayuda a mejorar las condiciones de oxigenación que irán en beneficio del bebé”, afirma el especialista de Vidaintegra.

Mito 6: Hay que cuidar la alimentación sin importar la edad

Verdadero. Las mujeres deben tener una alimentación equilibrada, y saludable. “El aumento exagerado de peso eleva el riesgo de diabetes gestacional y de dislipidemias”, advierte el profesional.

Mito 7: A mayor edad, mayor peligro de tener hijos con Síndrome de Down

Verdadero. Esta situación se agudiza alrededor de los 40 años. Si a los 25 años, la posibilidad de tener un hijo con esta condición es de 1 en 1.250 casos, a los 40 esa probabilidad aumenta a 1 en 100 casos, y a los 45, se incrementa a 1 en cada 30 casos.

Mito 8: Los riesgos de un embarazo para una madre madura son muy altos

Falso. Si bien algunos estudios muestran un incremento en el riesgo de que el resultado de un embarazo no sea óptimo a partir de los 30 años de edad, y especialmente a partir de los 35, “es importante recordar que este incremento, aun en el caso de las mujeres de mayor edad, es modesto. La inmensa mayoría de las mujeres de más de 30 años que quedan embarazadas tienen un bebé sano, sólo deben cuidarse un poco más”, explica el médico.

Es cierto, añade el especialista, que con los años las mujeres “tienen menos tolerancia y paciencia con los hijos y son más aprehensivas, sin embargo, tienen más recursos económicos y son más estables laboralmente, además como la mayoría de sus amigas ya son madres, comparten errores y aciertos,  lo que facilita  la crianza”.

Consejos para un embarazo saludable

• Consumir ácido fólico todos los días, antes y durante el embarazo.

• Someterse a un chequeo médico antes del embarazo y recibir cuidados prenatales durante el embarazo desde temprano y de manera regular.

• Tener una dieta con comidas nutritivas  y alcanzar el peso adecuado según la altura antes de concebir.

• No ingerir bebidas alcohólicas como licores, cerveza, vino o mezclas de vino con frutas.

• No fumar.

• Hacer ejercicio moderado bajo prescripción médica.

• No utilizar medicamentos sin autorización del médico tratante, ni siquiera los de venta libre.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

7 + 3 =