México: En 2011, 30 de cada 100 mujeres resultaron con cáncer de mama

Foto: Eduardo MirandaLa Redacción
17 de octubre de 2013

MÉXICO, D.F. (apro).- El cáncer de mama afecta en mayor proporción a países desarrollados, pero tiene mayor impacto en la población de países de bajos y medios ingresos como México, donde –según cifras del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (Inegi) — 30 de cada 100 mujeres que ingresaron durante 2011 a un hospital por tumores malignos fueron diagnosticadas con esa enfermedad.

Las causas de la aparición de este cáncer son múltiples: la edad (a mayor edad el riesgo aumenta), el inicio temprano de la menarca (primera menstruación), la menopausia tardía, el inicio de la vida reproductiva después de los 30 años, la lactancia materna nula o de corta duración, el uso de anticonceptivos orales por más de cinco años, la obesidad y la exposición a la radiación, entre otros factores.

En todo el mundo, el cáncer más frecuente entre las mujeres es el de mama, que representa el 16% de todos los cánceres femeninos. La OMS estima que cada año se detectan 1.38 millones de casos nuevos.

El incremento en el número de casos, de acuerdo con la organización, está relacionado con el aumento de la esperanza de vida, la urbanización y los cambios en el modo de vida.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS), señala que el cáncer de mama es el más frecuente en las mujeres de América Latina y el Caribe, y estima que en 2008 se diagnosticaron poco más de 320 mil mujeres con este padecimiento y calcula que para 2030 se incrementará 60 %.

En el marco del Día Internacional del Cáncer de Mama, que se celebra el 19 de octubre, el Inegi dio a conocer las cifras sobre la situación del cáncer de mama en México.

Según estas cifras, durante los últimos cuatro años, la incidencia de cáncer de mama en la población masculina de 20 años y más en México se ha mantenido relativamente estable, pasó de .40 en 2007 a .70 en 2011.

En el caso de las mujeres, la tendencia es igual, pero con valores más altos en relación con los hombres: en 2007 se detectaron 22.09 casos nuevos por cada 100 mil mujeres de 20 años y más, mientras que en 2011 se incrementaron a 23.70.

Las cifras confirman que este tipo de cáncer afecta principalmente a las mujeres. En 2011 por cada diagnóstico positivo de neoplasia mamaria en hombres, hubo 24 casos en las mujeres.

Por entidad federativa, en 2011 los estados con el mayor número de casos nuevos de tumores malignos de mama fueron: Veracruz (52.02 casos por cada 100 mil mujeres de 20 años y más), Jalisco (45.91 de cada 100 mil) y San Luis Potosí (41.44); mientras que en Guerrero, Quintana Roo y Guanajuato, la identificación de casos nuevos de neoplasias mamarias es muy baja (3.58, 5.25 y 7.32 por cada 100 mil mujeres, respectivamente).

De las mujeres de 20 años y más que egresan de un hospital por este tipo de cáncer, las tasas de morbilidad hospitalaria más altas se presentan en las de 60 a 69 años de edad, con 174.09 casos por cada 100 mil. Le sigue el grupo de mujeres de 50 a 59 con 158.10 y el de 70 a 79 años con 133.35 egresos. Es decir, existe un incremento en la tasa conforme aumenta la edad de la mujer.

Según las estadísticas, es más frecuente el cáncer de mama entre la población de 40 años y más, sin embargo, señala el Inegi, “resulta preocupante su presencia en mujeres de 20 a 29 años, debido a que el pronóstico general de la enfermedad es muy pobre”.

La letalidad también es mayor para las mujeres de mayor edad diagnosticadas con la enfermedad.

Durante los últimos cinco años en México, la tasa de mortalidad observada por cáncer de mama, según el Inegi, no ha mostrado grandes variaciones.

Entre los varones de 20 años y más en 2007 fue de 0.13 por cada 100 mil y disminuye a 0.11 en 2011; la tasa observada para mujeres de 20 años y más que ha fallecido por cáncer mamario aumentó de 13.92 por cada 100 mil en 2007 a 14.05 en 2011. El año con más defunciones por esta causa fue 2008 con una tasa de 14.30 de cada 100 mil mujeres de 20 años y más.

A escala nacional, fallecen en un hospital cuatro de cada 100 personas con esta enfermedad; en la población de 80 años y más se ubica la tasa más alta, con 15 casos de cada 100 mujeres que padecen cáncer de mama, seguido por las de 70 a 79 años (seis de cada 100 mujeres enfermas) y de 60 a 69 años (cuatro casos).

Por estados, la tasa de letalidad es “heterogénea”, ya que mientras en Michoacán, Oaxaca, Nayarit, Aguascalientes, Jalisco y Chiapas, de cada 100 mujeres de 20 años y más hospitalizadas por tumores malignos de mama fallecen menos de tres, en estados como Hidalgo mueren 17; y en Tlaxcala se presentan 67 defunciones de cada 100 mujeres hospitalizadas.

Este último caso es grave porque además Tlaxcala es el estado con el porcentaje más bajo de mastografías realizadas en instituciones públicas de salud.

El DF a la cabeza en el número de mastografías

La entidad que realizó el mayor número de mastografías en 2011, en instituciones públicas, fue el Distrito Federal con el 33%. Muy lejos, le sigue Puebla, con el 10.9% y Baja California con el 5.3%. Estas tres entidades son también las que registran las tasas más altas de mastografías realizadas entre la población femenina en riesgo, de 20 a 69 años, con dos mil114.24, mil 223.91 y mil 70.70 estudios por cada 100 mil mujeres en ese grupo de edad, respectivamente.

Veracruz y Jalisco son de los estados con porcentajes altos de estudios realizados –ocupan el lugar 5 y 6, respectivamente– pero tienen las tasas más bajas de mujeres evaluadas en relación con el total de su población en riesgo.

Tienen tasas de 278.27 y 279.37 por cada 100 mil mujeres en edad de riesgo, lo que los ubica en el lugar 26 y 25, respectivamente.

Otros estados como Baja California Sur que tienen porcentajes aparentemente bajos de pruebas realizadas –1.0%, que le da el lugar 18, Campeche 1.3%, lugar 15 y Colima 0.5%, lugar 22, se ubican entre los que tiene las tasas más altas de mujeres beneficiadas con el estudio: 983 en el caso de Baja California Sur, 959 en Campeche, y 492.63 en Colima por cada 100 mil mujeres de 20 a 69 años, lo que los ubican en el lugar 4, 5 y 14, respectivamente.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut 2012), la cobertura de mastografía es mayor entre las mujeres que viven en zonas urbanas, frente a las de zonas rurales.

En las mujeres de 40 a 49 años es de 19.1% en zonas urbanas y de 10.2%, en rurales, mientras que en las mujeres de 50 a 69 años de 32.3% y 17.7%, respectivamente.

Durante los 12 meses previos a la encuesta, la detención de cáncer de mama por medio de mastografía fue de 8.3% entre las mujeres de 40 a 49 años y de 3.4% en las de 50 a 69.

Sin embargo, según el Inegi, los resultados en las zonas rurales son muy bajos, lo que impacta en la oportunidad del tratamiento.

De acuerdo con la Norma Oficial Mexicana NOM-041-SSA2-2011 para la Prevención, Diagnóstico, Tratamiento, Control y Vigilancia Epidemiológica del Cáncer de Mama, la población de 20 años y más debe realizarse la autoexploración.

A partir de los 25 años es necesario hacerse una exploración clínica anual con un profesional de la salud (médico o enfermera capacitados); de los 40 a 69 años una mastografía cada dos años; y en las de 70 años y más, mastografías de seguimiento en las mujeres con antecedentes de cáncer de mama o bien por indicación médica.

En el país se realizan dos tipos de mastografía: una de tamizaje que permite la detección temprana de cáncer de mama a mujeres aparentemente sanas; y de diagnóstico, que se realiza como parte de la evaluación del estado de salud de la mujer cuando se sospecha o tiene síntomas clínicos de patología de cáncer mamario.

Una manera sencilla que permite reducir el riesgo de padecer cáncer de mama es la práctica de la lactancia materna, sin embargo, alerta el Inegi, la lactancia materna exclusiva, ha disminuido en los últimos seis años, al pasar de 22.3% en 2006 a 14.5% en 2012.

Según el Grupo Colaborativo de Factores Hormonales en el Cáncer de Mama (Collaborative Group on Hormonal Factors in Breast Cancer, 2002), la duración de la lactancia disminuye el riesgo relativo 4.3% por cada 12 meses de lactancia. Por el contrario, advierte, la lactancia nula o de corta duración incrementa su incidencia.

Además de prevenir el cáncer de mama, la lactancia ayuda a bajar de peso y prevenir la diabetes melitus y el cáncer de ovario.

La OMS recomienda que en países de altos ingresos, las campañas de prevención se enfoquen a la realización de mastografías, y en los de bajos y medios ingresos, en el uso de la autoexploración como técnica de detección de lesiones palpables.
En México, la autodetección es muy alta pero sólo entre el 5 y 10% de los tumores son identificados en estadio.

Además, el éxito en la autoexploración tiene que ver con que sea adecuada, rutinaria y se acuda al médico ante cualquier síntoma: una masa o engrosamiento de la mama (cerca de ella o debajo del brazo), cambios en el tamaño o forma, algún hoyuelo o arruga en la piel del pecho, un pezón invertido, líquido que sale del pezón y la piel de la mama con escamas o hinchada, ya sea en el pezón o la aréola, generalmente sin dolor.

La OMS celebra cada 19 de octubre el Día Internacional del Cáncer de Mama, con el objetivo de sensibilizar sobre la importancia de identificar en etapas tempranas esta enfermedad.

Fuente: Proceso

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

uno + 20 =