Las nuevas terapias mejoran el pronóstico en cáncer de ovario

Las nuevas terapias mejoran el pronóstico en cáncer de ovario
Las nuevas terapias mejoran el pronóstico en cáncer de ovario

Mas de 3.200 mujeres son diagnosticadas al año en España de cáncer de ovario, una enfermedad que tiene una tasa media de supervivencia de 45 meses pese a haberse triplicado en los últimos veinte años. La cirugía citorreductora, la quimioterapia intraperitoneal y las terapias innovadoras con agentes biológicos han mejorado el control y el pronóstico de las pacientes diagnosticadas de esta enfermedad, según señalan los expertos, que son optimistas sobre el futuro de la lucha contra el cáncer de ovario.

Así, a pesar de la cifra de 3.200 nuevos casos anuales aportada por la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) y de que se trata de uno de los tumores que peor pronóstico tiene entre las mujeres, los expertos quieren aprovechar el Día Mundial del Cáncer de Ovario, el 8 de mayo, para enviar un mensaje de esperanza a todas las mujeres que conviven con esta enfermedad.

El aumento de la supervivencia se ha logrado mediante los avances quirúrgicos y las terapias innovadoras, que han conseguido mejorar el pronóstico y el control de las pacientes diagnosticadas de este tumor. La citorreducción, ha explicado, consiste en extraer mediante cirugía tanto tumor como sea posible y se aplica en aquellos casos en los que se ha propagado ampliamente a través del abdomen.

El estado de enfermedad residual tras la citada cirugía aumenta exponencialmente la eficacia de la quimioterapia intraperitoneal, los expertos han recordado el «importante papel» que ha tenido la incorporación de los agentes biológicos en la mejora del control y pronóstico de las mujeres con cáncer de ovario.

Anticuerpos

En este sentido, se han referido a las terapias angiogénicas que tienen su indicación desde la primera línea hasta la recaída de la enfermedad. Y en segundo lugar, la reciente incorporación de los inhibidores de la enzima PARP en pacientes que han sufrido una recaída platino-sensible, así como en las pacientes que tienen una mutación del gen BRCA.

Y es que las investigaciones han demostrado que el cáncer de ovario incorpora una mutación en la proteína BRCA, que está presente en la mayoría de los tumores hereditarios de ovario. En este grupo de pacientes, que supone un 20 por ciento de todos los casos de este cáncer, se ha demostrado la importancia de los inhibidores de PARP, ya que impiden que pueda desarrollarse el tumor.

Los expertos han mostrado su satisfacción por el hecho de que los nuevos tratamientos hayan permitido mejorar tanto el pronóstico como la supervivencia de las mujeres con cáncer de ovario. «En muchos casos, hemos conseguido cronometrar esta enfermedad y permitir un desarrollo prácticamente normal de la vida de la paciente», concluyeron.

Fuente: www.abc.es

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

1 × cinco =