Las niñas que nacen con bajo peso tienen el doble de posibilidades de padecer infertilidad

Los autores sugieren que la restricción del crecimiento en el útero puede afectar a los órganos reproductivos en desarrollo

Las niñas que nacen pequeñas o con bajo peso parecen tener el doble de posibilidades de sufrir problemas de fertilidaden la edad adulta que aquellas que tuvieron una talla normal en el nacimiento, según sugiere un estudio publicado en la edición online de BMJ Open.

Los avances médicos están permitiendo que más bebés con bajo peso y de tamaño pequeño sobrevivan, lo que podría incrementar la prevalencia de casos de infertilidad en el futuro, señalan los autores. Aunque esta es la primera investigación de este tipo, serán necesarios más estudios antes de que puedan dibujarse unas conclusiones definitivas.

Los investigadores basaron sus hallazgos en los datos de 1206 mujeres nacidas en Suecia desde 1973 en adelante, y que acudieron con sus parejas a un de los mayores centros de fertilidad entre 2005 y 2010.

La causa primaria de infertilidad -femenina, masculina, combinada o desconocida- fue obtenida a través de los registros médicos de los pacientes, mientras que los detalles de su tamaño al nacer, edad, y peso fueron facilitados por el registro médico nacional sueco de nacimientos.

El exceso de peso, factor de riesgo

La infertilidad fue atribuida a las mujeres en el 38,5% de los casos, a los hombres en menos del 27%, causas combinadas en el 7% y sin origen conocido en el 28%. Alrededor de dos tercios de las mujeres estaban en un peso saludable, mientras que alrededor de una de cada cuatro tenía sobrepeso. Una de cada veinte estaba obesa, frente al 2,5% que tenía bajo peso.

Las mujeres cuya infertilidad era atribuible a causas femeninas tendían a ser más pesadas que la media. El exceso de peso es un factor de riesgo conocido para la infertilidad. Solo el 4% de las mujeres había nacido prematuramente, una proporción similar tuvieron bajo peso al nacer, mientras que un 6% fueron bebés inesperadamente pequeños.

El análisis de los datos demostró que las mujeres con problemas de fertilidad atribuibles a ellas eran casi 2,5 veces más propensas de haber sido bebés de bajo peso al nacer que aquellas cuya causa de infertilidad era atribuible a un factor masculino o desconocido. Del mismo modo, estas mujeres tenían casi tres veces más probabilidades de haber nacido más pequeñas de lo esperado que aquellas cuya causa primaria de infertilidad era desconocida.

Posible explicación

A modo de explicación posible, los autores sugieren que la restricción del crecimiento en el útero puede afectar a los órganos reproductivos en desarrollo, como ya relacionó una investigación previa, que vinculaba la restricción del crecimiento fetal con una ovulación reducida. Otras investigaciones también han señalado a los orígenes fetales de algunas enfermedades de los adultos , añaden.

Advierten que el tamaño de la muestra era relativamente pequeña y en un área geográfica de un país, así que puede no ser aplicable en otros lugares. Se necesita más investigación antes de sacar conclusiones definitivas, añaden los autores.

Pero los investigadores advierten de que, de confirmarse esta asociación podrían predecirse más problemas de infertilidad en el futuro ya que, «a medida que avanza la investigación y atención médica, más bebés con bajo peso al nacer o tamaño pequeño sobrevivirán, lo que a su vez podría influir en la futura necesidad de tratamientos de la infertilidad», apuntan.

Publicado en El Mundo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Once − tres =