La vida dura 873 fotos y un minuto

  • La agencia Getty Images produce un vídeo que narra una vida en menos de 1.000 fotos y en 60 segundos

  • Getty posee un banco de fotografías con más de 38 millones de imágenes que utilizan medios de todo el mundo.

 

Manuel Cuéllar Madrid 25 MAY 2012 – 12:51 CET

¿Se puede condensar la vida en 873 imágenes? Hay dos artistas que opinan que sí. Que han sido capaces de reducir el ciclo vital a un minuto en un vídeo algo más que sorprendente. Sophie Schoenburg y el director de arte Marcus Kotlhar trabajaron durante seis meses buscando imágenes para realizar este trabajo. Se trataba de realizar un clip que mostrase el poderío de una de las agencias fotográficas más importantes del mundo Getty Images. Se trataba de explicar a todos los que vieran este vídeo, que el banco de fotografías de la empresa es tan extenso que toda la vida (e incluso el universo) puede encontrarse en sus imágenes.

Así que tanto guionista como artista tuvieron que armarse de paciencia para bucear en más de cinco mil imágenes (dentro de un catálogo de más de 38 millones) capaces de crear la ilusión de una historia animada. El clip muestra solo 873 fotografías pero a 15 imágenes por segundo, velocidad suficiente como para que su visionado se transforme en un vídeo más que comprensible sin una sola palabra. Ya se sabe, hay veces que una imagen vale más que mil palabras.

Schoenburg y Kotlhar tuvieron problemas precisamente con la cuestión de la animación. Querían que no solo la secuencia se entendiera, también que fuera capaz de emocionar al espectador. Muchas veces, las fotografías puestas en serie sobre una pared, funcionaban, pero al pasarlas al mundo animado, no conseguían el efecto requerido.

Sus creadores, además, han querido introducir un elemento de humor en la historia (tal vez cayendo en una intención naif derivada de la mercadotecnia de obviar el drama de la muerte) y titularla Del amor al bingo en 873 imágenes. En cualquier caso, demuestran que con tiempo, paciencia e imágenes inanimadas se han convertido en narradores.

Publicado en El País

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

siete + seis =