La píldora masculina

La píldora masculina
La píldora masculina

La píldora masculina

Hablar de planificación familiar es hablar de un tema contemporáneo. Muchas parejas tratan de diseñar su futuro acorde a su economía, profesión, espacio y tiempo. Por más de medio siglo las mujeres han sido quienes han tomado las pastillas anticonceptivas y han soportado sus efectos secundarios; sin embargo, la aparición de una píldora anticonceptiva masculina supone una revolución en el campo de la andrología.

Durante décadas, investigadores de todo el mundo han buscado desarrollar un método anticonceptivo similar a las pastillas que toman las mujeres, pero de efectos reversibles y para el hombre. Algunos de los intentos se habían centrado en la alteración hormonal, buscando anular las funciones del espermatozoide, pero el temor de generar problemas de infertilidad a futuro hizo fracasar las investigaciones.

Actualmente, los únicos métodos anticonceptivos que han demostrado tener un cien por ciento de eficacia en el hombre son el condón y la vasectomía; el primero convertido en un producto viable para el lucro en la industria farmacéutica por ser desechable y el segundo, además de presentar problemas de reversibilidad, requiere de una incómoda intervención quirúrgica que no todos están dispuestos a enfrentar.

En contraste, desde 1960 se ha comercializado la píldora anticonceptiva femenina, que tiene la función de detener la ovulación. Uno de los inconvenientes de este medicamento son sus múltiples efectos secundarios; después de ingerirlo la mujer puede padecer dolor de cabeza o en los senos, aumento de peso, vómito, mareos, etcétera.

BRILLA POR SU AUSENCIA

Una de las principales razones para que la píldora femenina aún no tenga un equivalente masculino radica en gran parte en la dualidad del sistema reproductor del hombre. Dentro de los testículos existen las células de Leydig, que aseguran la producción de testosterona, y las células de Sertoli, que nutren a los espermatozoides y los protegen contra sustancias tóxicas de la sangre.

El problema surgió cuando se pretendía parar las funciones del espermatozoide vía hormonal, ya que esto afecta la libido, por lo que la testosterona se tenía que sustituir a través de implante, gel o inyección. Y este es el efecto que la comunidad científica, en su mayoría, ha buscado anular en cuanto a la píldora masculina.

¿EL FINAL DE UNA BÚSQUEDA?

La finalidad de los estudios realizados respecto a la píldora masculina es similar: generar un método anticonceptivo vía oral que sea eficaz al cien por ciento y que no altere hormonalmente ni afecte la fertilidad del hombre. El resultado se compararía a una vasectomía temporal pero sin pasar por una cirugía.

En su mayoría, estas investigaciones se realizaron experimentando con ratones de laboratorio, en los cuales se bloqueaban las proteínas que provocaban la expulsión de espermatozoides, consecuentemente, al eyacular estos ratones no generaban células reproductivas y se volvían estériles en el momento.

Por ejemplo, resultados de la investigación realizada en Israel por la Universidad de Bar-Ilán, que se hicieron públicos dentro de la revista Genes and Development en 2010; revelaron que al desactivar una proteína del espermatozoide, este podría llegar al útero de la mujer sin fecundar el óvulo.

Los ratones utilizados en el experimento “tenían sexo, comían y se divertían como cualquier otro, por lo que se puede decir que el fármaco no tiene efectos sobre la conducta masculina […] más tarde, los ratones macho volvieron a ser fértiles. Los efectos son reversibles”, indicó Haim Breitbart, profesor de la Universidad de Bar-Ilán, según información difundida a través de diversos medios de comunicación en ese entonces.

Por su parte, investigadores de la Universidad de Edimburgo (Escocia) descubrieron en 2012 un gen llamado Katnal1, el cual posee un papel importante en la reproducción masculina al permitir que el espermatozoide madure en los testículos. La regulación de dicho gen provocaría una interrupción en el desarrollo de la célula sexual del hombre y, por ende, se volvería inefectiva para la fecundación.

En nuestro país, el doctor Alberto Darszon Israel encabeza una investigación de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), que en 2013 dio como resultado el descubrimiento de un componente exterior de los espermatozoides conocidos como canales iónicos, dentro de los cuales ocurre el fenómeno del intercambio de sustancias químicas en los espermatozoides, permitiéndoles moverse y fecundar el óvulo.

En ese sentido, el grupo de investigadores mexicanos encabezado por Darszon, se encuentra trabajando en una píldora que ‘estorbe’ los cambios de concentración iónica dentro y fuera de la membrana del espermatozoide, lo que impediría la concepción.

Mientras tanto, en Australia, durante el mismo 2013, un grupo de científicos de la Universidad de Monash y de la Universidad de Melburne, diseñó una pastilla anticonceptiva para hombres que bloquea la salida de espermatozoides al momento de la eyaculación, por lo cual, no afecta el desarrollo, calidad y fertilidad.

Hemos demostrado que si bloqueamos al mismo tiempo dos proteínas que permiten el avance del esperma en la eyaculación, el músculo no recibe el mensaje químico que indica que debe impulsar los espermatozoides y podemos provocar una infertilidad total, sin afectar la viabilidad a largo plazo del estado de la salud general o sexual, declaró en una entrevista para el diario español El País, el Doctor Sabatino Ventura, investigador de la Universidad de Monash y jefe del proyecto.

En el caso del producto australiano, según Ventura, el lanzamiento mundial comercial de esta píldora que se tendría que tomar diariamente y cuyos efectos acabarían con la suspensión del tratamiento, se tiene previsto para dentro de diez años, aproximadamente.

En Indonesia, el científico Bambang Prajogo se encuentra experimentando con una planta originaria de Papúa, Nueva Guinea, llamada gendarussa, cuyas hojas poseen propiedades que los indígenas del lugar llevan décadas utilizando para evitar embarazos no deseados. Prajogo, quien forma un equipo de trabajo con la Coordinadora Nacional de Planificación Familiar y la Universidad de Airlangga, señala que el producto podría estar listo en 2016.

La búsqueda del método de control natal masculino capta el interés de la ciencia. Naciones como Escocia, Israel, Estados Unidos, Indonesia, Australia y México son algunas de las que se han interesado en investigar este campo de la medicina sexual. Entre tanto, la sociedad se mantiene a la espera de un parte aguas en el avance hacia la equidad de género en cuanto a la responsabilidad del control natal.

Fuente: www.elsiglodetorreon.com.mx/

One thought on “La píldora masculina

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

19 − Nueve =