La infertilidad y la quiropráctica

El ajuste quiropráctico ayuda al sistema nervioso a que se observe y libere la tensión, permitiendo que la comunicación entre el cerebro y el útero, los ovarios y los testículos puedan producir un sistema que esté relajado y apto para concebir

Según la quiropráctica, la causa de la infertilidad es ciertamente el estrés

Antes de contestar estas preguntas debemos definir el término infertilidad. Según el diccionario médico, infertilidad primaria es cuando una pareja que nunca antes había tenido hijos lleva un año o más tratando de concebir y no se logra. Si uno de los dos ya previamente tiene hijos con otra pareja y no pueden tener hijos con su nueva pareja por un año o más entonces se le conoce como infertilidad secundaria.

La quiropráctica mira la columna vertebral como el eje por donde pasa y se protege el sistema nervioso. ¿Cuál es el sistema del cuerpo que controla todas sus funciones? El sistema nervioso. De aquí sale todo.

 ¿Cuál podría ser la causa de la infertilidad, según la quiropráctica? Ciertamente el estrés, mejor conocido como distrés (cuando el cuerpo pierde la capacidad de poder bregar con la tensión a nivel físico (movimiento repetitivos), químico (cigarrillo, alcohol), emocional (separación de un ser querido) o mental (el trabajo, la casa, los hijos). Esto se traduce en la columna vertebral como la “subluxación vertebral”.

Existen dos tipos de subluxación vertebral: tipo A y B. La subluxación vertebral tipo B es cuando el cordón espinal (el rabito del cerebro), que se ata a la vértebra 2 del cuello -mejor conocida como axis- hasta la vértebra del cuello 7 y vuelve y se ata en el coxis, se estira o se tuerce produciendo que la columna vertebral se tuerza o se encoja. Imagínate que tu columna es un violín (este es de goma) que tiene una cuerda (el cordón espinal). Esa cuerda se ata arriba en el violín (columna vertebral) en las clavijas (cuello) donde se pueden afinar o ajustar y se ata en la tiradera (cóccix) donde hay otro afinador o ajustador. Si sobreafinas o ajustas el violín (columna vertebral) en cualesquiera de los extremos, como es de goma para fines de este ejemplo, ¿qué va pasar con el violín? Por supuesto, se encoje o se tuerce. Asimismo pasa con la columna vertebral, específicamente con el estrés tipo químico, emocional y mental. La subluxación vertebral tipo A es cuando la vértebra se sale de su posición y pilla o pincha el nervio, interrumpiendo con el mensaje que pasa por él.

¿Qué tiene que ver todo esto con infertilidad? Pues, muy simple, si tú y tu pareja están buscando tener hijos y los dos están en estrés por las razones que sean, ¿cómo va estar su sistema nervioso? Obviamente cargado. A su vez, ¿cómo van a estar los nervios que van al útero, el ovario, etc., en la mujer; y en el hombre los que van a los testículos? Tensos. ¿Cómo va a estar la producción de espermatozoides en el hombre y óvulos en la mujer? Definitivamente baja. ¿Quién puede concebir en estas circunstancias? Nadie.

¿Cómo puede ayudar la quiropráctica?

Los quiroprácticos, antes que nada, examinamos cuidadosamente el sistema nervioso a través de la columna vertebral, utilizando exámenes manuales, estudios computadorizados, etc., para encontrar la presencia de estas subluxaciones. En mi caso, localizo ambos tipos de subluxación y trabaja con ajustes sutiles, o sea, una fuerza no mayor que la que puedas usar para abrir y cerrar tu parpado con un dedo, en ambos extremos del violín (columna), o sea, en el cuello y el sacro-cóccix. Así, el cerebro tiene la oportunidad de observase y decidir cómo liberar o reorganizar la tensión, ya sea respirando más profundamente o moviéndose ambos involuntariamente. Esto suelta el violín (columna) y, en la mayoría de los casos, la subluxación tipo A se corrige como efecto dominó. Las personas comentan que la columna empieza a soltarse por sí sola y, como consecuencia, hace unos sonidos como si se estuvieran “estrillando” los dedos de las manos, en algunos casos.

De esta manera, el ajuste quiropráctico ayuda al sistema nervioso a que se observe y libere la tensión, permitiendo que la comunicación entre el cerebro y el útero, los ovarios y los testículos puedan producir un sistema que esté relajado y apto para concebir. Si el sistema nervioso está relajado, entonces lo demás también lo estará.

Es recomendable tenert un quiropráctico en tu vidas, independientemente si estás sufriendo de infertilidad o cualquier otra condición. ¿Cuál es el sistema del cuerpo que controla todas tus funciones? El sistema nervioso. Por eso debes tener un quiropráctico en tu vida.

Fuente: El Nuevo Día

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

2 + 1 =