LA INFERTILIDAD MASCULINA ESTARIA LIGADA A LA MORTALIDAD

LA INFERTILIDAD MASCULINA ESTARIA LIGADA A LA MORTALIDAD

LA INFERTILIDAD MASCULINA ESTARIA LIGADA A LA MORTALIDADLos hombres que son infértiles debido a tener algún defecto en su semen parecen estar en mayor riesgo de morir antes que los hombres con semen normal, según un estudio. Los hombres con dos o más anormalidades en el semen tuvieron el doble de probabilidades de morir en un periodo más o menos de ocho años que los hombres que tenían semen normal, según un estudio realizado en la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford.

El tabaquismo y la diabetes – ampliamente estudiados se sabe que duplica el riesgo de mortalidad – ambos reciben mucha atención, señaló el autor principal del estudio, MD, PhD , Michael Eisenberg, profesor asistente de urología y director de medicina reproductiva masculina y cirugía de la Universidad de Stanford. “Pero aquí estamos viendo el mismo riesgo dos veces mayor en infertilidad masculina, que es relativamente poco. “

La infertilidad es un problema médico común en los países desarrollados, donde aproximadamente uno de cada siete parejas se ve afectada en algún momento. Pero esto es sólo el tercer estudio en todo el mundo, y la primera en los Estados Unidos, para abordar la cuestión de la relación entre la infertilidad masculina y la mortalidad, dijo Eisenberg.

Los resultados de los dos estudios anteriores, uno en la Alemania de posguerra y otra más reciente en Dinamarca, fueron contradictorios.

En el nuevo estudio , titulado ” Semen quality, infertility and mortality in the USA”, se publicó en Internet el 16 de mayo en la revista Human Reproduction, Eisenberg y sus colegas examinaron los registros de los hombres de entre 20 y 50 años que había visitado uno de los dos centros para ser evaluado para determinar causas de infertilidad. En total, se estudiaron 12.000 hombres entre 1994 y 2011 en el Hospital y Clínicas de Stanford o entre 1989 y 2009 en el Colegio Baylor de Medicina en Houston. En ambas clínicas, se evaluaron aspectos de calidad de semen, como el volumen total de esperma y el número de espermatozoides, la motilidad entre otros. (PhD, Dolores Cordero, y MD, Larry Lipshultz, de Baylor fueron los autores principales del estudio)

Fue realizada una búsqueda en la base de datos del Índice Nacional de Defunciones y el índice de muerte de la Seguridad Social durante 8 años atrás, “Hemos sido capaces de determinar con más del 90 por ciento de precisión, que murió durante ese tiempo de seguimiento “, dijo Eisenberg. “Hubo una relación inversa. En los años siguientes a su evaluación, los hombres con baja calidad del semen tenían más del doble de la tasa de mortalidad de los que no lo hicieron.”

Pacientes que tuvieron una sola anomalía en su examen en sí mismo predijo mortalidad, los hombres con dos o más, de tales anomalías tenían más del doble de riesgo de muerte durante el período de ocho años después de su examen inicial de fertilidad en comparación con aquellos con espermatobioscopía normales. El estudio encontró que cuando mayor sea el número de anomalías, más alta es la tasa de mortalidad.

” Eisenberg y sus colegas proporcionan evidencia empírica en apoyo de la literatura que sugiere que la evolución de la fecundidad humana influye en la salud y la enfermedad durante toda la vida “, PhD , Germaine Buck Louis , director de la división de investigación de la salud de la población del Instituto Nacional Eunice Kennedy Shriver de salud infantil y Desarrollo Humano , escribieron en un editorial acompañante, ” Male fecundity and its implications of health and disease across the lifespan”, en la revista Human Reproduction. ” La fecundidad humana puede ser al mismo tiempo informativo y predictivo sobre el estado de salud actual y en la presentación de enfermedades de inicio tardío.”

De los 11.935 hombres que fueron seguidos, 69 murieron durante el período de seguimiento – un número aparentemente pequeño-. Esto refleja, en primer lugar, la relativa juventud de los pacientes: La edad media fue de 36,6 años. Pero también refleja el hecho de que los hombres que se realizan una evaluación para diagnosticar infertilidad suelen tener un estatus socioeconómico más alto de lo normal y tienen en consecuencia una mejor alimentación, mejor educación y acceso a la atención médica.

Además, los hombres que se preocupan por la infertilidad son hombres que quieren tener hijos. “Si usted está tratando de tener un hijo, es probable que piense que es saludable en el momento incluyendo mentalmente, y que lo está planificando para su futuro”, dijo Eisenberg. De hecho, los hombres atendidos en los dos centros médicos – tanto los que tienen y los que no tienen anormalidades del semen – tendieron a morir a un ritmo más lento que la población general masculina estadounidense.

Sin embargo, dentro de este selecto grupo, la diferencia en las tasas de mortalidad entre los que tenían anormalidades espermáticas y los que no fueron estadísticamente significativas. Los que tienen dos o más anormalidades del semen tuvieron más del doble de probabilidades de morir durante el período de seguimiento como los que no tienen ninguna. Esta diferencia se mantuvo a pesar de los esfuerzos de los investigadores para controlar, en lo posible, las diferencias de salud basales entre los dos grupos de pacientes. En el análisis estadístico se corrigieron los datos para  edad y las enfermedades conocidas.

“Es posible que, a pesar de que no se detectó, que la infertilidad puede ser causada por problemas de salud generales preexistentes “, dijo Eisenberg. La verdadera causa del aumento en el riesgo de mortalidad, entonces, no sería la infertilidad en sí, sino los problemas de salud.

“Pero nosotros controlamos este factor lo mejor que pudimos, parece que hay algo más en juego. ¿Podría ser factores genéticos, hormonales o de desarrollo? ¿O podría ser que algo acerca de la experiencia de tener y criar a los niños – a pesar de que a veces puedes sentir como que te están matando – en realidad reduce la mortalidad “?

Eisenberg y sus colegas están tratando de averiguar por qué ocurre esto. ” Está aumentando su presión arterial? ¿Qué pasa con el azúcar en la sangre, u otras medidas? Estamos empezando a hacer colecciones de datos prospectivos actualmente, a través de una colaboración que participan varios centros en los Estados Unidos y Canadá”, dijo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

tres + cinco =