La infertilidad es cosa de hombres y mujeres

Cuando se habla de infertilidad, la mayoría de las veces la atención se centra en las mujeres. ¿Cuántas veces has escuchado decir que las mujeres no deben retrasar por muchos años su decisión de tener hijos debido a su reloj biológico? La realidad es que las mujeres no tienen toda la culpa, la infertilidad masculina es la responsable del 40-50 por ciento de los casos de infertilidad.

El 49% de las fertilizaciones in vitro en Gran Bretaña, en 2014, se debieron a factores masculinos. Según los expertos la razón principal es que el número de espermatozoides y la calidad del esperma disminuyen con la edad. El problema es que la mayoría de la gente, incluidas muchas mujeres, asumen que la fertilidad es un problema exclusivo del género femenino.

Es cierto que los hombres no tienen una caída tan dramática en su fertilidad como las mujeres en sus 30 y 40 años de edad, pero su descenso es marcado. Los hombres mayores de 40 años son la mitad de fértiles que un hombre de 25 años. Además algunos científicos creen que la calidad y la cantidad del esperma de un hombre promedio actual, ha disminuido en los últimos años, independientemente de su edad.

La infertilidad masculina se debe a una producción baja de esperma, un funcionamiento anormal del esperma o bloqueos que impiden la salida de los espermatozoides. Casi nunca existen signos o síntomas obvios. En algunos casos es posible tener un problema subyacente, como un trastorno hereditario, un desequilibrio hormonal, o dilatación de las venas alrededor de los testículos (varicocele).

Más allá de la edad, existen otros factores que pueden afectar la fertilidad de las mujeres y los hombres. Por ejemplo, nuestro estilo de vida juega un papel muy importante en nuestra fertilidad. La obesidad, o tener un IMC mayor a 30, afecta la fertilidad tanto de hombres como de mujeres. En las mujeres, puede causar un desequilibrio hormonal, lo que impide una ovulación normal. Y en los hombres puede aumentar los niveles de estrógeno y disminuir los niveles de testosterona, lo que perjudica la producción de esperma. Estudios han demostrado que cuando las dos partes de una pareja tienen sobrepeso u obesidad, es más probable que tengan que esperar más tiempo antes de concebir un niño con éxito.

Otro estudio demostró que los hombres que buscan concebir se deben de mantener alejados de los baños calientes y los jacuzzis. La exposición semanal al calor húmedo durante 30 minutos o más durante tres meses, podría afectar la producción y movimiento de los espermas.

Otras recomendaciones para el mejoramiento de la fertilidad masculina son reducir el consumo de bebidas alcohólicas, así como seguir una alimentación más saludable y equilibrada. Algunos especialistas dicen que incluso dejar de usar ropa interior muy ajustada puede reducir el número de espermas dañados hasta en un 25 por ciento.

Es importante que consideremos ese 45 por ciento cuando hablamos de infertilidad. Es hora de que dejemos de pensar que las mujeres son las únicas responsables al momento de concebir, y por lo tanto son las únicas que deben de modificar sus estilos de vida.

Fuente: vitonica.com.mx

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

diecisiete + 9 =