La duración de un embarazo puede variar hasta un mes

  • Las fechas de parto entre gestaciones naturales pueden variar hasta en 37 días
  • Los famosos nueve meses son un viejo cálculo que ya aparece incluso en la Biblia

‘¿Para cuándo?’ es -casi con toda seguridad- la pregunta que más escuchan las embarazadas (y/o sus parejas) de todo el mundo cuando anuncian su estado. Y la que, en teoría, es más fácil de responder. El ginecólogo la anuncia en la primera visita (y la confirma con las ecografías posteriores): justo 280 días después de la última regla.

Aunque ya hace tiempo que se sabe que lo de los nueve de duración del embarazo es un mito, hasta la fecha sigue sin poderse afirmar con precisión cuándo va a dar a luz una mujer, por mucho que en esa primera visita el ginecólogo establezca una fecha aproximada para salir de cuentas. De hecho, se sabe que sólo el 4% de las mujeres da a luz cuando han pasado exactamente 40 semanas y sólo el 70% lo hace dentro de los 10 días anteriores o posteriores a la fecha prevista.

Los mitos en torno a la cuestión son abundantes. Que sí a las primerizas se les retrasa, que si el segundo hijo siempre nace antes… Pero cuando pasan las 37 semanas, todo el mundo se pone alerta. El bebé puede llegar en cualquier momento, como acaba de comprobar todo el mundo en el esperado y televisado nacimiento del nuevo príncipe Jorge en el Reino Unido.

Ahora, un estudio publicado en la revista ‘Human Reproduction’, revista líder en su campo, no sólo confirma lo que ya se sabía, sino que pone números a este desconocimiento. En concreto, las fecha de parto entre embarazos naturales pueden variar hasta en 37 días, más de un mes de diferencia que puede angustiar a los futuros papás y poner del revés todas las previsiones.

Para averiguar esta cuestión, los investigadores del Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Ambiental de EEUU (NIEHS) llevaron a cabo una investigación con una pregunta principal que responder: “¿Cuánto puede variar la duración de la gestación humana?”. Y de propina, una segunda cuestión: “¿Las variaciones hormonales que se registran en las primeras etapas del embarazo están relacionadas con dicha duración?”.

Para ello, utilizaron a las participantes del Estudio del Embarazo Precoz, un análisis prospectivo de una cohorte de 130 mujeres que, entre 1982 y 1985, dejaron de tomar anticonceptivos para quedarse embarazadas. Aquellas que gestaron un único hijo y de las que se tenían datos hormonales desde el primer momento (entregaron muestras diarias de orina), fueron las analizadas a posteriori por los investigadores del NIEHS, liderados por la epidemióloga Anne Marie Jukic.

En total, 125 mujeres, lo que constituye justo el principal punto débil del estudio que, por lo demás, aporta conclusiones muy interesantes. La primera, ya enunciada, la increíble variabilidad de la duración de los embarazos. “Poner el énfasis en una fecha de parto puede hacer parecer la duración de una gestación más predecible de lo que es en realidad. Nuestros resultados sugieren que dicha duración es muy variable incluso en embarazos sanos“, explica a ELMUNDO.es Jukic.

Sin embargo, su trabajo sugiere muchas más cosas que podrían incluso utilizarse para prever la fecha real de parto que un ginecólogo debe decirle a su paciente.

El primero es que las mujeres más mayores, la norma en la época actual, eran más proclives a dar a luz más tarde. De hecho, cada año de edad de la madre añadía un día a la fecha de parto. Además, las participantes que habían pesado más en su propio nacimiento eran más proclives a los embarazos largos. Por cada 100 gramos más que hubiera pesado la madre al nacer se retrasaba en un día la fecha prevista del parto. Otro factor predictivo eran los embarazos anteriores. Si estos habían sido largos, era más posible que los siguientes también los fueran.

Pero los autores del estudio también encontraron factores biológicos asociados a la duración del embarazo. En primer lugar, las concepciones que tardaban más tiempo en implantarse también alargaban el parto. Además, cuando las mujeres tardaban más en experimentar una subida natural de la progesterona (una hormona que ahora se administra artificialmente a la mayoría de las embarazadas) sus embarazos eran una media de 12 días más cortos que los del resto.

Aunque Jukic y sus colaboradores reconocen las debilidades del estudio, sobre todo el pequeño tamaño de la muestra y el hecho de que se tratara de mujeres que estaban intentando concebir específicamente y en las que, por lo tanto, había poco consumo de tabaco, sí se ven con fuerza para concluir que la variabilidad de la duración del embarazo es mucho mayor de lo que se pensaba hasta ahora y que los eventos hormonales que suceden al principio del mismo pueden ser clave a la hora de poner fecha a la esperada llegada del bebé.

“Nos sorprendieron un poco los 37 días de diferencia de parto que puede haber entre embarazos de los que se conoce perfectamente la fecha de ovulación. Hasta ahora, esta variación se había atribuido a errores en la determinación de la edad gestacional, pero nuestro estudio lo descarta. Es fascinante”, apunta la autora.

El estudio tiene una importante implicación práctica, más allá de que los padres hagan planes sobre la fecha de la llegada del bebé. Hasta ahora, el ginecólogo se decide a intervenir ‘artificialmente’ cuando el parto se ha retrasado demasiado. Sabiendo, como demuestra este estudio, que ese ‘demasiado’ puede ser normal, quizás las cosas tengan que cambiar. Para los autores, dada la variabilidad observada, será complicado desarrollar un test que calcule la fecha exacta del parto, pero creen que su estudio “tendrá implicaciones en la investigación en este campo”.

Más realista, Jukic apunta a consecuencias más cercanas. “Por ejemplo, las cosas que sucedan en los primeros momentos del embarazo pueden proveernos de todo un nuevo campo de investigacion en el parto prematuro”, explica a este medio.

Por último, la epidemióloga recuerda que la idea del parto de nueve meses viene ya desde la Biblia, que atribuyó esa duración al embarazo del mismísimo Jesucristo. “La idea es muy vieja, pero muy pocos datos modernos han podido modificarla hasta ahora”, concluye.

Fuente: elmundo.es

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

catorce − 11 =