La donación de embriones, que no cede bebés

La donación de embriones, que no cede bebés
La donación de embriones, que no cede bebés

El pasado noviembre, se publicó un ensayo escrito por Maya Grobel Moskin, Cuando todo falla, la adopción de embriones ofrece esperanza. Katherine una madre que pensó que su familia estaba completa después de un procedimiento de FIV exitoso y el nacimiento de sus gemelos, describió la decisión de ella y su marido a donar sus restantes tres embriones congelados. Quería saber más. Yo le escribí preguntándole si ella estaría dispuesta a compartir su historia.

Ella era. Lo que sigue, en sus palabras, es una historia de lo que se siente al ayudar a crear otra familia.

Cuando mi marido y yo estábamos en el medio de nuestro ciclo de FIV, ultrasonidos, procedimientos invasivos y buscar en Google cada “síntoma temprano del embarazo” que se haya documentado, la última cosa que tenía en la mente es que estaba teniendo demasiados embriones de calidad.

Buenos embriones pueden ser congelados, y la transferencia de un embrión congelado es sustancialmente más barato, por lo que cada pequeño embrión seria otra oportunidad de convertirse en padres finalmente. No tener suficientes para transferir o congelar es el mayor temor de toda pareja, pero tener demasiados nunca pasó por nuestra mente. Y tuvimos suerte. Una ronda de la FIV, dos embriones, dos niños sanos perfectos transferidos. Después de la angustia y la tensión financiera de la infertilidad, felizmente nos encontramos del otro lado. Nuestra familia estaba completa.

Fue entonces cuando finalmente tuvimos que parar y pensar en lo que sucedería a los tres embriones restantes que habían sido congelados. Si el dinero no era problema, podríamos haber considerado tener más hijos, pero sabemos que financieramente, dos niños es lo que podemos manejar. Teníamos tres opciones: destruir los embriones, donarlos a la investigación o donarlos a otra pareja que luchan con la infertilidad.

Para mi marido, la decisión fue fácil y obvio: Nos gustaría donarlos a otra pareja. Para mí, fue un poco más difícil. Es una situación tan extraña, pensar que nuestros hijos biológicos potencialmente estén  el mundo, caminando por ahí como nosotros, pero que pertenecen a otra persona? ¿Sería capaz de manejar la idea de que “a mi” niño sea criado por otra familia – sin saber una sola cosa acerca de ellos?

Pero cuanto más pensaba en ello, empecé a darme cuenta de que estos no serían mis hijos. Ellos tienen mi ADN, pero no voy a ser la persona que no pueda dejar de mirarlos el día en que nazcan. No voy a ser el que lucha para amamantarlos, o quedarse con ellos toda la noche cuando les están saliendo los dientes, o ahorrar para su educación universitaria. Si bien pueden parecerse a mi marido y yo, ellos pertenecen a sus propios padres.

Estamos en el proceso de donar nuestros tres embriones restantes. Esa palabra – “donación” – que me importa. No estoy dando a mis bebés en adopción. Estos son blastocitos de 5 Días  que tienen el potencial de convertirse en bebés. Los Donaré, y otra pareja va a utilizar nuestros embriones para tratar de tener una familia. Para mí, la distinción es importante. Sé que es un tema muy controvertido, pero, personalmente, no me gusta la idea de atribución embriones “niños.” Creo que son diminutas bolitas de células que, con mucho más tiempo y un montón de suerte, algún día serán  hijos.

Si bien queremos que nuestra donación sea lo más anónima posible, hemos decidido hacer una donación abierta, estrictamente para fines médicos. Puede llegar un momento en que uno de mis hijos o de uno de los posibles hijos que pudieran nacer de estos embriones necesita un hermano completo por razones médicas. Así que, mientras nos gustaría poder seguir siendo totalmente anónima, esto no va a poder ser. En su lugar, se le notificará cuando un niño nazca de nuestros embriones, pero eso será el máximo alcance de la comunicación entre nosotros y la pareja que recibirá los embriones.

La infertilidad es triste y frustrante y una enorme carga financiera. Cuando una pareja llega al punto de considerar el uso de un embrión donado, es seguro asumir que han agotado todas las demás opciones y cada dólar a su alcance para tener sus propios hijos biológicos. Realmente me encanta la idea de que uno de nuestros embriones donados puede ser capaz de poner fin a su dolor y darles la familia que han deseado durante tanto tiempo. Me siento segura al saber que quien tenga estos embriones le va a poner tanto esfuerzo en ser fantásticos padres como lo hicieron en el embarazo.

Fuente: parenting.blogs.nytimes.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

17 + seis =