La concepción fuera del vientre: una alternativa que ayuda a ser papá y mamá

La infertilidad es también un grave problema en Estados Unidos, donde los tratamientos para superarla pueden alcanzar decenas de miles de dólares.

Cada vez son más las familias que optan por la fertilidad asistida para lograr tener un bebé, ya sea el primero o el segundo, la concepción fuera del vientre materno es una alternativa costosa pero que trae mucha felicidad.

Y más cuando hay mujeres que enfrentan el cáncer. Para ellas, hay algunos programas en que el procedimiento de inseminación artificial es gratuita.

Vianney Peña y Lisa Medina no se conocen, pero tienen varias cosas en común. Son mujeres, latinas, quisieron ser madres por segunda vez y ninguna pudo.

Vianney fue diagnosticada con cáncer de seno a los 25 años. A Lisa le amputaron las trompas de falopio por dos embarazos ectópicos. Sú unica alternativa para embarazarse nuevamente era la reproducción asistida. Un camino lleno de barreras y tabúes. Uno de los principales: el financiero.

Y es que las compañías de seguro médico no lo cubren y es algo muy difícil de solventar. El menú de reproduccion asistida ofrece opciones y precios para la necesidad de cada paciente.

Medicamentos para incrementar la ovulacion: 4 dólares por pastilla.
Congelar el embrión para implantación futura: 500 dólares anuales.
Ayudar al esperma a llegar al óvulo:  2 mil dólares.
Fecundar el óvulo fuera del cuerpo y reimplantarlo en el útero: miles de dólares.

17 mil, en el caso de Lisa y Billy Medina, quienes tuvieron que ahorrar tres años para ordenar a su bebé.

Pero la religión es, quizá, la barrera más controversial entre latinos y la reproducción in vitro el vaticano la ve como una violación a una labor exclusivamente divina y como demonios a quienes la practican.

“Yo no siento culpabilidad, porque no estoy creando nada. Sólo uno lo que Dios te dió. Esto equivale a cuando necesitas una transfusión sanguinea. Necesitas saber tu tipo de sangre y el doctor no te da la sangre, te hace una prueba para descubrir lo que Dios te dio, eso es lo que hacemos”, explicó el Doctor Walid Saleh, experto en fertilidad in vitro.

Dice que el divorcio entre ciertos católicos y esta alternativa científica se debe a un malentendido del proceso. Un óvulo o un esperma congelados, no son un ser humano.

“Tu tienes el derecho de congelar un óvulo, ahora, cuando quieres al bebé, tomas ese óvulo lo unes al esperma y entonces es cuando formas al bebé”, precisó el doctor Saleh

Vianney es católica y dice que fue Dios quien le dio permiso de probar lo prohibido. Al conocer que sufria cáncer, rogó al cielo para ser madre nuevamente y a sus manos llegó información de tres institutos de medicina reproductiva. Llamó a uno, al azar y pudo congelar sus óvulos antes de que la quimioterapia los matara, y el procedimiento fue gratis.

Si quedar embarazada se ha convertido en un reto muy difícil las parejas, no están solos. De 10 a 15 por ciento de las parejas en Estados Unidos son infértiles.

La infertilidad es cuando has tratado de quedar embarazada por dos años y no has podido, señala el Doctor Walid Saleh.

Quedar embarazada es dar en el blanco. Pero en muchas parejas, el óvulo y el esperma no están ni el lugar ni en el momento correcto para fecundarse. Esto empeora mientras se esperan más años para recibir a la ciegueña.

El sobrepeso, la diabetes, los periodos irregulares y las infecciones en las trompas son causa frecuente de infertilidad entre latinas.

El 90 por ciento de las parejas quedan embarazadas el primer año de intentarlo. Para quienes no lo logran, como Vianney Peña, la ciencia a puesto a su disposición un menú de tratamientos para atraer a la cigueña.

Uno de ellos es la fecundación in vitro. Es un procedimiento pequeño realizado con ultrasonido, no hay cortaduras. Bajo microscopio, se extrae un esperma y se inyecta directamente al óvulo que una vez fecundado, es colocado en una incubadora por cinco dias y se monitorea su división celular. El embrión es luego implantado en el útero y mediante una prueba sanguinea se confirma el embarazo.

Existen también alternativas para casos imposibles y hay quienes después de no tener un hijo, quieren tenerlos todos a la vez. Es el caso de los octillizos en California.

Seleccionar el sexo de su bebé es posible. El color de ojos, no estamos muy lejos de eso.

“Éticamente eso no es medicina, lo importante es la salud del bebé y la selección del sexo sólo se hace para balancear familia. Pero las niñas son más populares”, comentó.

Para el doctor Walid Saleh, experto en fertilidad asistida y fundador del Institute Sher Fertility con sede en Dallas con sucursales en otras siete ciudades más en todo el pais, refiere que es es una sensacion gratificante, especialmente cuando trabaja, cuando todos están felices.

En laboratorios como este, él y sus colegas, desarrollan el programa de “Rescate de la Fertilidad”, una iniciativa que ofrece a pacientes jóvenes con cáncer la posibilidad de congelar sus óvulos para ser fecundados e implantados después de la quimioterapia. El programa tiene un costo de 10 mil dólares. Pero Vianney lo recibió gratis.

Este procedimiento debe realizarse antes de la primera sesión de quimoterapia ya que ésta acaba con la producción de óvulos.

Vianney retrasó el comienzo del tratamiento contra su cáncer para congelar los óvulos que un día serán fertilizados por su esposo, transplantados en su útero para convertirse luego en un bebé. Ella y su esposo están impacientes por conocer algun día a la criatura que, gracias a la generosidad de doctores como este, comenzaron a ordenar hace un año.

DALLAS / Andrea Rega / UnivisionDallas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

dieciocho − uno =