Identifican formas de proteger la fertilidad femenina

FERTILIDAD
FERTILIDAD

Los resultados de un estudio ofrecen esperanza a las mujeres cuya fertilidad está comprometida por los efectos secundarios del tratamiento del cáncer o por una menopausia prematura

Investigadores australianos han identificado una nueva forma de proteger la fertilidad femenina, ofreciendo esperanza a las mujeres cuya fertilidad está comprometida por los efectos secundarios del tratamiento del cáncer o por una menopausia prematura. Los investigadores del Instituto Walter y Eliza Hall, la Universidad de Monash y el Instituto Prince Henry de Investigación Médica, hicieron el descubrimiento mientras investigaban cómo mueren los óvulos, han publicado sus hallazgos en Molecular Cell.

Los expertos observaron que dos proteínas específicas (PUMA y NOXA), causan la muerte de los óvulos. El hallazgo podría conducir a nuevas estrategias para proteger la fertilidad de la mujer mediante el bloqueo de la actividad de estas dos proteínas. La profesora Clare Scott, del Instituto Walter y Eliza Hall, señala que cuando el ADN de las células del óvulo está dañado (como después de la exposición a la radiación o la quimioterapia) PUMA y NOXA provocan la muerte de los óvulos dañados. Esta muerte celular hace que muchas pacientes de cáncer se vuelvan infértiles.

«PUMA y NOXA pueden desencadenar la muerte celular, y se ha descubierto que son necesarios para la muerte de muchos tipos diferentes de células, en respuesta al daño del ADN», ha explicado Scott. Esta eliminación de las células dañadas es un proceso natural esencial para mantener la salud, pero en las mujeres sometidas a tratamiento contra el cáncer, puede ser «devastador y conducir a la infertilidad», según la experta.

Mantener la fertilidad

Los investigadores centraron sus estudios en células ováricas llamadas ovocitos primordiales del folículo que determinan el número de óvulos de la vida de cada mujer. Por otro lado, los bajos niveles de estas células también pueden ser una causa de menopausia temprana. Cuando estas células productoras de óvulos carecían de la proteína PUMA, no murieron después de haber sido expuestas a la radioterapia.

Según los científicos, «esto normalmente podría ser motivo de preocupación, ya que los óvulos dañados deben morir para no producir descendencia anormal; sin embargo, para nuestra sorpresa, no sólo las células sobrevivían al ser irradiadas, sino que también fueron capaces de reparar el daño del ADN, pudiendo así dar lugar a una descendencia sana.

Por otro lado, cuando las células también carecían de la proteína NOXA, produjeron una mejor protección contra la radiación». Scott apunta que, «en el futuro, los medicamentos que bloquean la función de PUMA podrían detener la muerte de las células ováricas en pacientes sometidas a quimioterapia o radioterapia. Nuestros resultados sugieren que esto podría mantener la fertilidad de estas pacientes».

Retrasar la menopausia

El coautor Jock Findlay, director del Grupo de Biología Reproductiva del Instituto Prince Henry, añade que el estudio también podría tener implicaciones para retrasar la menopausia. Según Findlay, el momento de aparición de la menopausia se ve influenciado por la cantidad de óvulos que tiene una mujer; así, las intervenciones que reducen la pérdida de óvulos de los ovarios podrían retrasar la menopausia prematura.

Además de la prolongación de la fertilidad femenina, dicho tratamiento podría tener el potencial de reducir condiciones de salud asociadas con la menopausia, como la osteoporosis y la enfermedad cardÍaca.

Publicado en ABC

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

19 − 18 =