Hija de tres padres

1392493426_358119_1392493486_noticia_normalLa provincia de la Columbia Británica, en Canadá, permite inscribir a una niña con tres progrenitores

16 FEB 2014 – 00:04 CET

Se llama Della Wolf Kangro Wiley Richards y no porque su árbol genealógico esté poblado de apellidos compuestos sino porque, a efectos de registro civil, tiene tres padres, o mejor dicho, dos madres y un padre. Un cambio legal aprobado en la provincia de la Columbia Británica (Canadá) para poder adaptarse a la nueva y variada casuística familiar derivada de las técnicas de fecundación in vitroha permitido inscribir a esta niña como hija de tres padres.

Su nacimiento es fruto de la decisión de una pareja de lesbianas y de la generosidad de un amigo, que decidió no solo donarles su semen sino implicarse en su crianza. Las mujeres podrían haber recurrido a una inseminación con donante anónimo en un banco de semen, lo que no hubiera planteado ningún problema de registro. Pero la implicación del padre biológico ha permitido ensanchar los límites del derecho allí donde la biología hace tiempo que los ha extendido.

De hecho, los ha ensanchado tanto que, no solo en términos jurídicos, sino también biológicos, la niña podría ser efectivamente hija de los tres padres. Así sería si se hubiera tomado el óvulo de una de las dos mujeres, se hubiera fecundado con el semen del hombre, y se hubiera implantado en el útero de la otra para su gestación.

Durante mucho tiempo, madre era la que paría (del padre no se podía tener certeza). Pero la revolución de la biología echó por tierra las viejas y milenarias reglas de filiación.

Cuando a finales de los ochenta se publicó la insólita noticia de que una abuela había dado a luz a su nieta, la genealogía se puso a temblar. Los médicos habían fecundado un óvulo de la hija con semen del marido y lo habían implantado en el útero de la abuela. La posibilidad de que una mujer gestara el óvulo fecundado de otra alteraba por completo el concepto de madre.

La llamada gestación por subrogación es legal ya en varios países, entre ellos Estados Unidos o India, de donde proceden la mayoría de los niños que nacen por este sistema. En España, la gestación con vientre de alquiler está prohibida, pero algunas parejas han recurrido a ella en el extranjero, lo que ha planteado problemas de registro. Una instrucción de la Dirección General de los Registros y del Notariado estableció en 2010 los requisitos para poder inscribir a estos niños. Pero aún no contempla la inscripción con tres padres.

Publicado en El País

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

cuatro × uno =