Guardar reposo tras una fecundación ‘in vitro’ no favorece el embarazo

01/07/2013

El reposo en cama inmediatamente después de someterse a una fecundación ‘in vitro’ se ha convertido en una práctica habitual en aquellas mujeres se someten a este tratamiento pero, según un estudio del Instituto Valenciano de Infertilidad, esta práctica no aumenta las probabilidades de tener un bebé.

Así se desprende de los resultados de la investigación que publica en su último número la revista Fertility and Sterility, que de hecho mostró que las mujeres que tras someterse a una transferencia embrionaria se acostaban durante 10 minutos eran incluso menos propensas a tener un bebé si se comparaba con quienes se levantaban inmediatamente y comenzaban a caminar.

“El viejo cuento de que el reposo es eficaz debe desmentirse de una vez por todas, no es necesario”, ha asegurado Jani Jensen, experto en fertilidad de la Clínica Mayo que no formó parte del estudio.

La fecundación ‘in vitro’ consiste en la inserción de embriones fecundados en el útero de una mujer a través de un catéter delgado. Para este procedimiento, que según esta experta dura entre cinco y diez minutos, las mujeres deben acostarse y colocar sus pies en alto, para lo que se ayudan de un reposapiés.

Tras finalizar, las mujeres permanecen en la camilla en una sala de recuperación, donde descansan durante varios minutos que pueden convertirse en horas. Sin embargo, hay quienes piden poder ponerse de pie y salir de la habitación por su cuenta.

Algunas investigaciones previas habían sugerido que el reposo en cama en realidad no es bueno y podía afectar a las posibilidades de la mujer de quedarse embarazada.

En este caso, los investigadores del IVI, dirigidos por el doctor José Remohi, analizaron a 240 mujeres que tras someterse a una fecundación ‘in vitro’ fueron elegidas al azar para permanecer en una camilla o levantarse tras la intervención. Del grupo que se mantuvo en reposo hubo 50 que acabaron teniendo un bebé, frente a las 68 que salieron a pie de su habitación.

Aunque las tasas de embarazo fueron similares en ambos grupos, las tasas de aborto espontáneo en el grupo de reposo en cama fue del 27,5 por ciento, frente al 18 por ciento del otro grupo. Estadísticamente, sin embargo, esa diferencia podría haberse debido a la casualidad, según los investigadores.

Los autores señalan que cuando una mujer está de pie, su útero se encuentra en una posición horizontal y especulan que puede ser mejor para la transferencia embrionaria exitosa.

Pero también proponen que la reducción del estrés que provoca caminar después del procedimiento podría desempeñar un papel diferente en las tasas de nacimiento.

Por su parte, el presidente electo de la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva, Richard Reindollar, ha reconoce que el estudio es importante porque “demuestra que no causa ningún daño que se levanten”.

Publicado en Medicina TV

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Nueve + Ocho =