Fragmentación del ADN espermático y su implicación en la fertilidad

La fragmentación del ADN espermático hace referencia a roturas en el material genético que contiene el espermatozoide. Esta fragmentación puede ser de cadena sencilla o de cadena doble, según las cadenas de ADN que se vean afectadas por la rotura.

Cualquier alteración en el ADN de los espermatozoides del varón podrá ser una causa de infertilidad masculina, ya que la integridad del material genético es esencial para que el desarrollo embrionario ocurra de manera normal.

Por tanto, con un elevado número de lesiones en el ADN de los espermatozoides, la probabilidad de conseguir un embarazo y que este llegue a término puede verse reducida.

Implicaciones en la fertilidad masculina

Unos niveles elevados de fragmentación del ADN espermático se han asociado con la infertilidad masculina. Además, la fragmentación del ADN de los espermatozoides ha sido muy estudiada en relación a las técnicas de reproducción asistida, donde puede tener las siguientes implicaciones:

Menor tasa de fecundación.

Peor calidad embrionaria.

Menor tasa de implantación.

Mayor tasa de abortos espontáneos.

Causas

Existen diversos factores que pueden provocar el aumento de roturas en el ADN de los espermatozoides, pero entre las causas más frecuentes están las siguientes:

Elevada temperatura testicular. Debido a episodios de fiebre alta, presencia de varicocele o, incluso, por llevar ropa ajustada.

Tratamientos farmacológicos. Ciertos medicamentos pueden dar lugar a la fragmentación del ADN espermático.

Exposición a contaminantes. Los pesticidas y ciertos compuestos químicos pueden causar el daño del ADN del espermatozoide.

Tabaquismo. Los varones fumadores tienen una peor calidad seminal y, además, fumar puede aumentar la cantidad de espermatozoides con su ADN fragmentado.

Edad avanzada. La fragmentación del ADN espermático aumenta con la edad, sobre todo, a partir de los 45 años.

Tratamiento

Algunas de las causas que provocan fragmentación del ADN espermático no siempre se pueden tratar. En otros casos, puede ser útil un cambio en el estilo de vida o un tratamiento con antioxidantes para mejorar la calidad seminal.

El estrés oxidativo causado por el aumento de radicales libres en el organismo del varón provoca daños en el ADN de los espermatozoides. Por tanto, será necesario llevar un estilo de vida saludable y una dieta variada y equilibrada para poder disminuir estos niveles de fragmentación en el ADN espermático.

Los tratamientos con antioxidantes durante, aproximadamente, 3 meses pueden reducir la fragmentación del ADN espermático, aunque esto no es siempre posible.

Por otra parte, la operación del varicocele, si es el caso, también puede ayudar a mejorar la integridad del ADN y el potencial fértil del varón.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

uno × cuatro =