Estudio descarta relación entre fármacos para fertilidad y riesgo de cáncer ovárico

Un nuevo estudio sugiere que los fármacos que se utilizan para los tratamientos de fertilidad no favorecen el aumento del riesgo de desarrollar cáncer de ovario.

“Un mensaje importante es que las mujeres que necesitan utilizar esos medicamentos para quedar embarazadas no deberían preocuparse”, dijo el autor principal, doctor Albert Asante, investigador clínico de la División de Endocrinología Reproductiva de la Clínica Mayo, en Rochester, Minnesota.

El doctor Bert Scoccia, profesor de la Facultad de Medicina de la University of Illinois, en Chicago, recordó que estudios previos no habían hallado un aumento de este riesgo en las usuarias de fármacos para inducir la fertilidad.

Asante destacó que la mayoría de los estudios disponibles, con resultados contradictorios, habían llegado a la conclusión de que los fármacos eran seguros, pero muchas de esas investigaciones se hicieron fuera de Estados Unidos.

“Es difícil traducir el significado de esos resultados para las mujeres estadounidenses”, dijo.

Entonces, con su equipo reunió información clínica de 1.900 mujeres que participaban de un estudio de la Clínica Mayo sobre cáncer de ovario y comparó a 1.028 pacientes con el cáncer con 872 pacientes sin la enfermedad.

El 24 por ciento de este segundo grupo había utilizado fármacos para quedar embarazada, frente al 17 por ciento de las pacientes oncológicas, según publican los autores en la revista Fertility and Sterility.

Tras considerar los factores que pueden influir en el riesgo de padecer cáncer ovárico, como la edad y el uso de píldoras anticonceptivas, el equipo no halló diferencia en las tasas del cáncer en ambos grupos. “Esto tranquiliza”, dijo Scoccia, que no participó del estudio.

Scoccia consideró posible que el tipo de fármacos que las mujeres habían utilizado décadas atrás explicara por qué algunos estudios previos habían obtenido resultados opuestos.

“Desafortunadamente, como las pacientes (de este estudio) proporcionaron la información a través de cuestionarios, ignoramos qué fármacos habían usado. Aún así, (…) no se observó un aumento del riesgo de padecer cáncer de ovario”, sostuvo Scoccia.

La infertilidad, que se define como no lograr un embarazo después de un año de intentarlo, afecta al 15 por ciento de las parejas.

El equipo analizó específicamente si las participantes que se habían autocalificado como infértiles, hubiesen o no utilizado fármacos para quedar embarazadas, tenían más posibilidad de desarrollar cáncer ovárico. Y no lo halló.

Asante planteó la posibilidad de que el uso prolongado (más de un año) de esos fármacos pudiera influir en el riesgo de padecer el cáncer y que, para estar seguras, esas mujeres podrían acceder a controles adicionales para detectar tumores.

Es que, como explicó, el cáncer ovárico es raro y aparece a edades avanzadas, por lo que se necesitarían estudios más largos para evaluar adecuadamente el efecto de los fármacos para la infertilidad.

El Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos estima que 13 de cada 100.000 mujeres padecen cáncer ovárico, principalmente entre los 60 y 70 años. Los antecedentes familiares y ciertas mutaciones genéticas potencian ese riesgo.

La recomendación de Scoccia sobre el uso de estos fármacos es utilizar la menor dosis y por el menor tiempo posible.

FUENTE: Fertility and Sterility, online 2 de abril del 2013

Publicado en Terra

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

5 + 11 =