ESPERANZA PARA NIÑOS NACIDOS CON SIDA

7a31 de marzo de 2014

UNICEF afirma que al día nacen 1000 bebes infectados con VIH en el mundo.

El jueves 6 de Marzo de este año se dio a conocer en la conferencia sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas en Boston, el caso de un segundo bebe libre del virus del VIH. El primero nació en Mississippi y ahora tiene ya casi 4 años, y el segundo, nacido en el hospital Miller Children’s en California hace nueve meses. Ambos a la fecha permanecen negativos al virus.

Estos dos casos resultan muy importantes en la clínica del virus, pues al parecer los bebes positivos transmitidos por madre infectada, podrían ser curados mediante una terapia antiviral agresiva administrada en las primeras cuatro horas de nacido. Esto podría representar la respuesta a un enigma que por muchos años ha dejado bastantes decepciones, ya que la mayoría de bebes infectados fallecen antes de cumplir el primer año.

La terapia actual de tratamiento es más conservadora: los bebés entran en un tratamiento con dos medicamentos hasta que el virus se detecta en la sangre, y posteriormente se cambia a otro más agresivo de tres medicamentos.

En este sentido, los estudios sugieren que el momento y la dosis de administración del retroviral es esencial para que el virus no alcance a entrar al sistema inmune. Sin embargo esta relación deberá corroborarse y determinarse mediante más estudios.

Estos podrían ser la clave para la sanación demás bebes, ya que en adultos suelen pasar meses y hasta años hasta detectarse el virus en el organismo ya que se ha asentado en el sistema inmunitario, lo que hace imposible una cura como la evidenciada hasta el momento en estos dos niños.

En el caso del niño de California habría de ponerse a prueba sin terapia para evaluar su respuesta y la aparición del virus, y si este no se encontrase en los meses subsecuentes, se tendría una prueba de que la terapia fue efectiva y que en realidad está curado.

Caso contrario al “Bebe Mississippi” como es llamado, que después de haberse dado el tratamiento no volvió a controles sino hasta 10 meses después, y sorprendentemente su serología fue negativa, sin embargo, sigue en constante control, debido a que la enfermedad cursa con una latencia natural que solo espera una disminución en la cantidad de retrovirales en el sistema o una enfermedad que provoque inmunosupresión, para que este empiece a atacar a las células inmunitarias, sea detectable en la sangre y en el peor de los casos ocasione la muerte del paciente por una enfermedad concomitante.

La doctora Debora Persaud del hospital Universitario Johns Hopkins, pionera en estos estudios clínicos ha recibido el Elizabeth Glaser Scientist Award. Esta fundación cada año destina alrededor de 700.000 dólares para estudios de cáncer pediátrico entre los investigadores más prestigiosos de esta rama, pero en esta ocasión la doctora ha sido la única beneficiada con este reconocimiento.

La doctora ha trabajado mucho en investigaciones de este tipo, y entre otras cosas descubrieron que la terapia antiviral de gran actividad llamada TARGA, no es suficiente para acabar con el virus, debido a que este se ”esconde” en las células de memoria y permanece allí de manera silenciosa, sin presentar síntomas. Lo más delicado es que se queda y se hace más fuerte, adquiriendo características que son resistentes a las terapias actuales contra el virus.

Ahora la pregunta que surge es si esta brecha de tiempo, existe o no, en la infección en adultos. Los estudios van dirigidos a responder este tipo de incógnitas, y la resistencia del virus también ha sido estudiada por la doctora, donde ha encontrado que a pesar de que los virus siguen evolucionando y especializándose en los niños tratados con TARGA, esta no es tán rápida, lo que abre las posibilidades a tener una oportunidad para atacar el virus de manera definitiva antes de que evolucione y se resista a este último avance en la terapia clínica.

Sus estudios están siendo probados en Etiopia y en EE.UU. En Etiopía desafortunadamente solo se usa un medicamento en vez de 3 como en TARGA, protocolo que se lleva a cabo en estados Unidos. Esto es preocupante, pues el virus puede crear resistencia al único antiviral usado,  que es la Nevirapina, originando un revés al estudio.

En los próximos meses el Gobierno Federal estadounidense financiará un estudio más específico para la evaluación y respuesta de esta terapia en 60 niños. Anthony Fauici, director del Instituto Nacional de Alergias y enfermedades infecciosas de EE.UU, lo anuncio hace unos días. El efecto tóxico podría ser un obstáculo en la terapia, pero la esperanza de curación y más en bebes puede cambiar la ecuación riesgo/beneficio.

Se espera que estos estudios obtengan buenos resultados para que se acelere la investigación de estos procesos, determinar sus alcances y responder a las incógnitas de la comunidad científica para dar un alivio al mundo con respecto a este mortal padecimiento.

LYDA YULIANA PARRA FORERO

Coordinadora del Departamento de Investigación del Centro de Fertilidad Humana en México

Fuentes:

http://www.hopkinsmedicine.org/dome/0505/feature4.cfm

 http://www.webmd.com/hiv-aids/news/20140306/doctors-cautiously-optimistic-about-cure-for-hiv-infected-babies

 http://www.hopkinsmedicine.org/dome/0505/feature4.cfm

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

12 − 10 =