Es hora de que se hable de genética

Es hora de que se hable de genética
Es hora de que se hable de genética

La votación del Parlamento británico para permitir tratamientos de transferencia mitocondrial durante la fertilización in vitro (FIV) fue un momento decisivo en la evolución de nuestra especie. Este procedimiento permite a los médicos reemplazar las mitocondrias enfermas – el motor de nuestras células – con mitocondrias de donantes sanas en los ovulos o embriones en fase inicial de las futuras madres. Aunque los genes contenidos en nuestras mitocondrias sólo representan menos del 0,2 por ciento del total de nuestro genoma, este tratamiento técnicamente resulta en bebés con tres padres genéticos.

Después de más de tres años de cuidadosos estudios y divulgación, la votación en la Cámara de los Comunes del Reino Unido  convierte a Reino Unido en el primer país en el mundo para autorizar este tipo de ingeniería genética humana. (La disposición debe ahora pasar a la Cámara de los Lores, donde su paso es casi seguro.) Para las miles de mujeres británicas que llevan defectos genéticos mitocondriales, la votación fue un regalo del cielo que tiene el potencial de sobra para evitar un sufrimiento innecesario e incluso una muerte prematura en sus futuros hijos.

En los Estados Unidos, la transferencia mitocondrial está siendo tratado como una cuestión reglamentaria por la Administración de Alimentos y Drogas. Aunque este enfoque puede hacer que el procedimiento de disposición de los padres se haga más rápido de lo que lo haría un diálogo público más amplio, las apuestas son demasiado altas para que esto sea una cuestión reglamentaria solamente. Los Estados Unidos deberían seguir el ejemplo de Gran Bretaña e iniciar una conversación nacional sobre la transferencia mitocondrial y el futuro de la manipulación genética humana.

Después de cerca de 4 millones de años de la evolución por selección natural, estamos a punto de tomar el control activo de nuestro proceso evolutivo. En las clínicas de todo el mundo, las terapias génicas se están desplegando para tratar la enfermedad, y las mujeres sometidas a FIV están utilizando un proceso llamado diagnóstico genético de preimplantación (DGP) para seleccionar embriones en etapa temprana para las mutaciones de un solo gen, tales como los que causan la enfermedad de Huntington y fibrosis quística. Debido a que cada célula extraída durante el DGP contiene el genoma completo de un embrión, el mismo proceso utilizado para filtrar la enfermedad genética también puede proporcionar una gran cantidad de información acerca de otras características.

Como la medicina personalizada asegura que más de nuestro genoma será digitalizado, y mejorara  en la potencia del cálculo y aumentara dramáticamente la velocidad de secuenciación y reducir el costo del análisis de nuestros genomas, incluyendo predecir rasgos complejos tales como la altura y el componente genético de la inteligencia, las mujeres sometidas a FIV tendrá mucha más información  a la hora de elegir el embrión para implantarse. Si la revolución de las células madre hace posible que cientos o miles de ovulos que se producen para cada madre, como parece ser probable, será sobrealimentada la selección de embriones. Un paso más probable será la edición de genes, lo que permitiría la introducción de hilos alternos del ADN. Todas estas tecnologías existen en forma incipiente en la actualidad.

Fuente: www.washingtonpost.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

3 × tres =