Enfermedades de la piel durante el embarazo Vl

Enfermedades de la piel durante el embarazo l

Enfermedades cutáneas autoinmunes:

Lupus eritematoso sistémico:

Casi el 60% de las mujeres con lupus eritematoso pre-existente tienen un brote durante el embarazo o el puerperio comparado con el 40% de las mujeres no embarazadas.  Los corticoides son el tratamiento de elección, pero no previenen los brotes. El lupus eritematoso sistémico se asocia con incremento del riesgo de abortos, pre-eclampsia, partos pretérmino, retardo del crecimiento fetal.

Una revisión retrospectiva de 396 embarazos en mujeres con lupus eritematoso sistémico encontró un riesgo aumentado de asociación a anticuerpos antifosfolípidos, nefritis lúpica, fenómeno de Raynaud, hipertensión y enfermedad activa al momento de la concepción.

Casi el 30% de mujeres con lupus eritematoso sistémico tienen anticuerpos anti-Ro. Son más comunes en aquellos con lupus eritematoso subagudo (fig 5) y síndrome de Sjogren. Estos anticuerpos atraviesan la placenta y pueden causar lupus eritematoso neonatal (5% riesgo), que típicamente se presenta en las primeras dos semanas de vida con una erupción anular, escamosa, en cara y cuero cabelludo. El rash desaparece espontáneamente en 6 meses y las cicatrices son inusuales. El bloqueo cardíaco congénito (2-3% riesgo) se detecta generalmente en útero a las 18-20 semanas. La mortalidad perinatal es del 20% y la mayoría de los sobrevivientes requieren del uso de marcapasos.

Fig 5 Lupus eritematoso cutáneo subagudo en pierna de una embarazada
Fig 5 Lupus eritematoso cutáneo subagudo en pierna de una embarazada

Pénfigo vulgar:
El Pénfigo es una enfermedad ampollar autoimmune potencialmente fatal de piel y mucosas asociadas con alta morbilidad y mortalidad, caracterizada por la presencia de anticuerpos contra desmogleína 3 o 1 (que son proteínas epidérmicas).  El pénfigo vulgar es el subtipo más común y se presenta clásicamente con ampollas flácidas o erosiones en el tronco y miembros (ya que las ampollas se rompen cuando la piel se roza).  Las mucosas orales y genitales están involucradas frecuentemente con erosiones y ampollas.

El pénfigo vulgar puede desarrollarse o empeorar durante el embarazo y puede transmitirse al feto. La piel fetal comparte el mismo perfil desmogleína 3 que la mucosa oral en adultos por lo tanto el pénfigo neonatal es más probable que ocurra si la madre tiene enfermedad oral. El pronóstico fetal es variable y no existe correlación directa entre la severidad de la enfermedad materna y la extensión del compromiso neonatal. Mujeres en remisión dieron a luz neonatos con enfermedad extensa, y mujeres con pénfigo activo dieron a luz bebes sanos.  Se requiere de inmunofluorescencia directa e indirecta para el diagnóstico. El enzimo inmuno ensayo usando desmogleína 3 recombinante puede confirmar el diagnóstico. Generalmente se requiere de tratamiento sistémico (prednisolona, plasmaféresis, dapsona o azatioprina). Es necesaria la colaboración cercana entre obstetras y dermatólogos para reducir la mortalidad materna y fetal.


Fuente: intramed.net

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

quince − 11 =