Enfermedades de la piel durante el embarazo lV

Enfermedades de la piel durante el embarazo l

Enfermedades inflamatorias de la piel.

Psoriasis vulgar:

El embarazo tiene un efecto variable en la psoriasis.  Los pacientes típicamente mejoran debido a los cambios en la inmunidad, aunque en el 10-20% de las mujeres con psoriasis pueden empeorar y requerir un tratamiento avanzado/complejo.

Existe una enfermedad severa amenazante para la vida, una forma de psoriasis pustulosa generalizada que requiere de tratamiento sistémico. Un estudio Taiwanese mostró un riesgo incrementado en mujeres con psoriasis severa dando a luz infantes de bajo peso al nacer, mientras que la psoriasis leve no se asoció con un exceso de riesgo de resultados adversos al nacimiento.

El impétigo herpetiforme se piensa que es una variante severa de psoriasis pustulosa, y continúa el debate sobre si debe considerarse como una enfermedad separada.

Típicamente se presenta como una erupción pustular flexural asociada con fiebre, tetania e hipocalcemia.

La recurrencia es característica en embarazos sucesivos, con inicio más temprano e incremento de la severidad.

Se pueden utilizar corticoides tópicos para el tratamiento de la psoriasis en el embarazo (calcipotriol para enfermedad localizada). No hay estudios que demuestren toxicidad prenatal.  El tratamiento preferido para psoriasis leve es con emolientes y corticoides tópicos. Los casos de psoriasis severa pueden tratarse efectivamente con prednisolona y fototerapia con UVB de banda angosta. La luz ultravioleta debería usarse de preferencia con respecto a PUVA y deben evitarse drogas sistémicas como el metotrexate, hidroxiurea, y acitretin ya que son teratogénicos.

La ciclosporina y los biológicos (inhibidores del factor de necrosis tumoral alfa) pueden utilizarse bajo supervisión para enfermedad más severa.

Acné vulgar:

Generalmente mejora en embarazos tempranos pero empeora en el tercer trimestre cuando los niveles maternales de andrógenos se incrementan. El acné vulgar leve puede tratarse con tratamientos tópicos como peróxido de benzoilo o ácido azelaico. Los retinoides tópicos o sistémicos son teratogénicos y deben evitarse.  La eritromicina oral sería el tratamiento antibiótico de primera línea para acné vulgar o acné rosácea en embarazo luego del primer trimestre. Dos estudios Suecos mostraron un incremento de riesgo de defectos cardiovasculares (1.8%) (defectos atriales y del septo ventricular) en neonatos de mujeres embarazadas que recibieron eritromicina en el embarazo temprano. En estos estudios no está claro si estos defectos cardíacos se relacionaron con factores confundidores (como enfermedad subyacente) o un verdadero efecto de la droga.
La azitromicina y la claritromicina son los tratamientos preferidos en el primer trimestre. El estolato de eritromicina ha demostrado causar hepatotoxicidad, por lo que esta sal debería evitarse durante el embarazo.  La fototerapia UVB de banda angosta puede usarse como tratamiento de segunda línea para acné vulgar.

El acné conglobata severo puede requerir tratamiento con corticoides sistémicos en combinación con antibióticos orales. El acné neonatorum puede ocurrir como resultado de una transferencia pasiva de andrógenos maternos a través de la placenta durante el tercer trimestre.

Acné rosácea:
El acné rosácea empeora durante el embarazo y puede requerir de tratamiento sistémico. Puede utilizarse el ácido azelaico tópico y metronidazol para enfermedad leve. Deben evitarse altas dosis de metronidazol durante el embarazo. Deben evitarse las tetraciclinas orales por su efecto en el desarrollo de huesos fetales y dientes.

Pitiriasis rosada:

Es una enfermedad de la piel que se puede presentar durante el embarazo y puede subdiagnosticarse como psoriasis guttata o tinea corporis. Clásicamente se presenta como placas ovales escamosas en el tronco, generalmente precedidas por una “placa heráldica”. Se ha asociado con infección por herpesvirus humano tipo 6. Un estudio previo de 38 mujeres presentaron pitiriasis rosada en el embarazo asociada con infección por herpes virus humano tipo 6 activo mostró que nueve partos fueron pretérmino y cinco abortos.

El tratamiento es conservador ya que rash mejora en pocas semanas en la mayoría de los casos.

Urticaria:

La urticaria se presenta comúnmente durante el embarazo y puede similar otras dermatosis del embarazo, particularmente la fase preampollar del penfigoide gestacional o erupción polimorfa del embarazo.  Los antihistamínicos orales son el tratamiento de elección. La clorfehiramina es segura y debería ser el tratamiento de elección en el primer trimestre.

Eritema nodoso:
El eritema nodoso es una inflamación reactiva de la dermis y tejido subcutáneo, secundaria a una amplia variedad de condiciones subyacentes. El embarazo puede gatillar esta erupción, que se presenta como nódulos eritematosos dolorosos o placas en la parte anterior de las piernas. Generalmente presentan fiebre, malestar general, y artralgias y la erupción dura 6-8 semamas. Se requiere tratamiento de soporte-descanso, elevación de la pierna afectada, analgesia, el vendaje puede ayudar a aliviar los síntomas.

Los casos mas severos o resistentes pueden justificar un curso corto de corticoides orales.

Fuente: intramed.net

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

4 × 4 =