Enfermedades de la piel durante el embarazo lll

Enfermedades de la piel durante el embarazo l

Erupción atópica del embarazo:
La erupción atópica del embarazo es la dermatosis más común del embarazo, correspondiendo al 50% de los pacientes atendidos en una clínica de embarazo. Incluye a las lesiones eccematosas o papulares en pacientes con antecedentes de atopía y generalmente se desarrolla en estadío temprano del embarazo, en el 75% de los casos antes del tercer trimestre. Se piensa que la erupción atópica del embarazo es gatillada por la respuesta inmuneTh 2 en el embarazo.

Cerca del 20% de las mujeres experiencian una exacerbación del eccema preexistente en el embarazo, mientras que el 80% experimentan cambios atópicos la primera vez o luego de una larga remisión (por ejemplo desde la niñez). De estos, cerca de dos tercios presentan cambios eccematosos extensos (llamados erupción atópica tipo E del embarazo) afectando sitios típicos de atopía como la cara, cuello, superficies flexoras de brazos y piernas, mientras que un tercio tienen lesiones papulares (erupción atópica tipo P del embarazo).

Las lesiones papulares incluyen pequeñas pápulas diseminadas en tronco y extremidades, como así también nódulos de prúrigo típicos, la mayoría localizados en tibia y brazos. La sequedad severa de la piel es una clave importante. El pronóstico materno es bueno aún en casos severos, ya que las lesiones cutáneas generalmente responden rápido al tratamiento, es común la recurrencia en embarazos siguientes debido a los antecedentes de atopía. El feto no se afecta pero presenta un incremento del riesgo de enfermedad cutánea de atopía en la infancia.

Algorritmo en el enfoque de las dermatosis específicas del embarazo

3

Un estudio retrospectivo de pacientes mostró diferencias importantes que son útiles para el diagnóstico diferencial. El algorritmo de la figura 3 puede facilitar la discriminación entre varias dermatosis pruriginosas del embarazo y destaca su apropiada investigación y manejo.

¿Cómo se tratan las dermatosis específicas del embarazo?.

El tratamiento de las dermatosis específicas del embarazo depende del estadío y severidad de la enfermedad y se enfoca a controlar el prurito y las lesiones cutáneas. En todos los casos el tratamiento con corticoides, tópicos y sistémicos, y los antihistamínicos sistémicos pueden ser efectivos. En el caso de penfigoide gestacional leve los corticoides tópicos con o sin antihistamínicos orales pueden ser efectivos.  En otros casos el penfigoide gestacional generalmente requiere de corticoides sistémicos (prednisolona, en dosis de 0.5-1 mg/kg/día). Cuando la enfermedad mejora, la dosis generalmente puede reducirse, pero debería incrementarse a tiempo para prevenir los brotes comunes que ocurren en el parto. Los casos severos o que no responden a corticoides sistémicos pueden beneficiarse con otros agentes (metilprednisolona pulsada o inmunoglobulinas intravenosas, box 3)

Box 3 Tratamiento de dermatosis específicas del embarazo.

Penfigoide gestacional
Estadío preampollar

•    Corticoides tópicos potentes
•    Emolientes

Estadío ampollar
•    Corticoides sistémicos (prednisolona 0.5-1.0 mg/kg diarios)

Casos refractarios
•    Inmunoféresis
•    Metilprednisolona pulsado
•    Inmunoglobulina intravenosa

Erupción polimorfa del embarazo
•    Corticoides tópicos de potencia moderada.
•    Emolientes
•    Antihistamínicos sistémicos

Casos severos:
•    Corticoides sistémicos (prednisolona)

Erupción atópica del embarazo
•    Emolientes con o sin aditivos antipruriginosos (mentol, polidocanol, urea)
•    Corticoides tópicos de leve a moderada potencia
•    Antihistamínicos sistémicos

Casos severos
•    Corticoides sistémicos
•    Fototerapia luz ultravioleta B

Infecciones secundarias
•    Bacterianas
Antibióticos sistémicos (penicilina, cefalosporinas), antibióticos tópicos (mupirocina, ácido fusídico)
•    Herpes simplex virus

Aciclovir sistémico
Manejo bajo supervisión del especialista

Luego del parto, si es necesario, puede administrarse todo el rango de tratamiento inmunosupresor.  En la erupción polimorfa del embarazo, el tratamiento sintomático con corticoides tópicos con o sin antihistamínicos es generalmente suficiente para controlar el prurito y las lesiones cutáneas. En casos generalizados severos, puede ser necesario un curso corto de corticoides sistémicos (prednisolona, 40-60 mg/día, por pocos días, y disminuir la dosis).

En la erupción atópica del embarazo, el tratamiento básico junto con corticoides tópicos por varios días generalmente ocasiona rápida mejoría de las lesiones de piel. Los casos severos pueden requerir de un curso corto de corticoides sistémicos y antihistamínicos; las sobreinfecciones bacterianas y virales necesitan tratarse adecuadamente (box 3) y la fototerapia con UVB de banda angosta es una herramienta adicional que puede utilizarse bajo supervisión del especialista, particularmente para casos severos en embarazos tempranos.

Fuente: intramed.net

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

ocho − cuatro =