Endometriosis: síntomas para detectarla a tiempo

Caracterizada por la presencia de tejido del endometrio en algún lugar fuera del útero, la enfermedad puede aparecer en pacientes jóvenes. Se calcula que está presente en un 50% de las adolescentes que padecen de dolor pélvico

Un 10% de las consultas ginecológicas son motivadas por el dolor pélvico y se estima que la endometriosis es el diagnóstico final en la mitad de mujeres que acuden al médico por esa causa.
En todos los casos, el diagnóstico oportuno y temprano evita el progreso de la enfermedad con sus complicaciones porque con el tiempo puede afectar otros órganos. Además, se calcula que una de cada diez mujeres en edad reproductiva presenta endometriosis pero, si fueron tratadas a tiempo, puede no influir en su fertilidad.
Para ello, es fundamental estar alerta a los síntomas que, en general consisten en:
  •  Dismenorrea, cólicos o dolor durante el período menstrual (este suele ser uno de los primeros síntomas)
  • Cambios intestinales durante el período menstrual (mayor estreñimiento o menor pero siempre distinto de aquello que le sucede fuera del período)
  •  Infecciones urinarias frecuentes o irritación en la zona durante el período menstrual
  •  Dolor durante el coito (dispaurenia)
En estas pacientes la principal dificultad consiste en que suelen no reparar y alarmarse por los síntomas hasta mucho tiempo después.
La guía para que la adolescente llegue a consulta o para que una madre lleve a su hija, es estar alerta a los síntomas y que la paciente vea afectada su vida normal. Hay estudios realizados que sostienen que los períodos menstruales muy dolorosos en la adolescencia que interfieren con el normal desarrollo de actividades podrían anticipar la presencia de endometriosis.
La única forma de diagnosticar la endometriosis es la cirugía laparoscópica que permite además realizar un tratamiento quirúrgico de la enfermedad. Si se recibe una paciente adolescente con dolor pélvico severo que no responde a los analgésicos es indispensable evaluarla para confirmar o no una endometriosis.
De esta manera, el tratamiento estará orientado a calmar el dolor al tiempo que controlar la evolución de la enfermedad con el fin de preservar la fertilidad futura.
Es cierto que algunos estudios indican que la resonancia magnética nuclear podría ser de utilidad para definir una anormalidad sospechada por sonografía, pero no debería ser utilizada como recurso de primera línea, teniendo en cuenta la poca sensibilidad para la detección de lesiones peritoneales o establecimiento del grado de endometriosis.

Cómo es el tratamiento

Los tratamientos posibles son absolutamente individuales y dependen fundamentalmente de las características de la mujer -edad, deseos de fertilidad, severidad de los síntomas, ubicación de las lesiones- y del grado de endometriosis que presente la paciente.
En el caso de las adolescentes, el tratamiento recomendado son los anticonceptivos orales continuos ya que una cirugía podría exponerla de alguna forma a una reducción de su futura fertilidad.
También se reportó como exitoso el uso de medicina complementaria, como la acupuntura. La endometriosis está considerada en la medicina tradicional china como estancamiento de sangre en el útero, condición asociada a distintos factores; todos estos patrones son trabajados con acupuntura y hierbas.
La cirugía, ya sea por laparoscopía o laparotomía, aparece como el tratamiento óptimo según la mayor parte de los estudios, sin embargo, a los fines de la fertilidad es conveniente la evaluación del caso porque, muchas veces, el tiempo que se gana realizando la aspiración del quiste por punción hasta su nueva aparición permite lograr un embarazo.
Asesoró: doctor Sergio Pasqualini (MN 39914), ginecólogo especialista en fertilidad. Director científico de Halitus Instituto Médico

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Once − 10 =