Embriones frescos vs. congelados en IVF: un debate sin resolverse

La práctica convencional es implantar embriones frescos y congelar los que sobran.

El uso de embriones congelados en los tratamientos de fertilización in vitro (IVF, por sus siglas en inglés) conduce a menos complicaciones tanto para la madre como el bebé, afirman expertos británicos.

Pero algunos especialistas de la fertilidad aseguran que habría menos embarazos si se usara el método de embriones congelados con más frecuencia, señala James Gallagher, reportero de la BBC para temas de salud.

Hasta ahora se había pensado que la transferencia de un embrión “fresco” -cuando el óvulo es fertilizado e implantado consecuentemente- era mejor alternativa durante los ciclos de fertilización.

Pero los investigadores de la Universidad de Aberdeen, Escocia, encontraron que los riesgos son menores cuando el embarazo es resultado de la transferencia de un embrión congelado y no de uno fresco.

El estudio revisó 11 investigaciones internacionales que involucraron más de 37.000 embarazos logrados con la implantación de un embrión fresco o uno congelado durante IVF, (que es cuando el óvulo es fertilizado fuera del cuerpo de la madre).

Los resultados, publicados en la revista académica Fertility and Sterility, fueron presentados durante el Festival Británico de la Ciencia que se celebra en Escocia.

En la mayoría de las clínicas de IVF los ciclos de tratamiento se llevan a cabo con embriones frescos.

La práctica convencional involucra seleccionar a los mejores embriones como primera opción, y posteriormente se elige, entre los embriones que sobran en el ciclo de fecundación, a aquéllos de buena calidad para congelarlos y transferirlos en etapas futuras.

En el Reino Unido, por ejemplo, en sólo uno de cada cinco ciclos se utilizan embriones congelados.

Pros y contras

Los expertos pensaban que el congelamiento del embrión podría tener más riesgos para la salud que implantar uno fresco.

Pero el nuevo estudio sugiere lo contrario.

Los resultados de la investigación mostraron que el embarazo con embrión congelado resulta en menos probabilidades de hemorragia, nacimiento prematuro y muerte del bebé en las primeras semanas de vida.

“Nuestros resultados plantean la pregunta de si debemos considerar congelar todos los embriones y transferirlos posteriormente, en lugar de transferir embriones frescos de inmediato”, explica a la BBC la doctora Abha Maheshwari, quien dirigió el estudio.

Y agrega que ahora es necesario llevar a cabo más investigaciones sobre este “controvertido tema”.

“Es un debate que deberíamos estar teniendo ahora. Necesitamos explorarlo más para saber qué hacer en el futuro” expresa.

Dudas

“Este estudio muestra que, desde el punto de vista de la salud de la mujer durante el parto y algunos aspectos de la salud del bebé, los embriones congelados no tienen problemas y podría decirse que son mejores”

Dr. Allan Pacey

Los investigadores no saben con precisión porqué los embriones congelados pueden tener mejores resultados.

Pero una teoría es que la estimulación de los ovarios para que liberen más óvulos, que forma parte del tratamiento de IVF, podría afectar la capacidad del útero para aceptar al embrión.

Congelar al embrión para más tarde podría permitir la implantación en un útero con un ambiente más “natural”.

Sin embargo, los datos de la Autoridad de Fertilización Humana y Embriología del Reino Unido mostraron en 2010 que los embriones congelados resultaron en menos embarazos.

La tasa de éxito con éstos en ese año fue de 23%, comparada con 33% con los embriones frescos.

La doctora Maheshwari argumenta que hoy en día se cuenta con nuevas técnicas de fertilización, desarrolladas en los últimos años, que han incrementado de forma drástica las tasas de éxito.

Pero la profesora Alison Murdoch, de la universidad de Newcastle, dijo que “es en cierta medida preocupante que se ha llegado incorrectamente a conclusiones, que deberíamos congelar todos los embarazos y transferirlos en un ciclo menstrual futuro”.

Agrega que “hay amplia evidencia que eso resultaría en menos embarazos, incluso si los resultados de esos embarazos fueran mejores”.

Cuidado

Los expertos subrayan que se debe ser cauteloso con los resultados.

El profesor Stuart Lavery, director de IVF en el Hospital Hammersmith en Londres, afirma que “sería incorrecto concluir con estos hallazgos que deberíamos dejar de realizar transferencias frescas y comenzar a congelar todos los embriones”.

Pero agrega que el estudio confirma que un embrión congelado es tan seguro como uno fresco.

El doctor Allan Pacey, presidente de la Sociedad Británica de Fertilidad, comparte esa opinión.

“Esto es interesante porque algunas personas se sienten nerviosas con los embriones congelados. Ha habido informes sobre este estudio o que sugieren que los embriones congelados pueden ser un problema”.

“Lo que es realmente útil es que este estudio muestra que, desde el punto de vista de la salud de la mujer durante el parto y algunos aspectos de la salud del bebé, los embriones congelados no tienen problemas y podría decirse que son mejores” agrega el experto.

Por su parte, la doctora Maheshwari subraya que “mi consejo para las mujeres que se sometan a IVF es que no hay razones, hasta ahora, para que cambien el enfoque de sus tratamientos”.

“Sin embargo, si su clínica ofrece la posibilidad de congelamiento, no deben preocuparse por los embriones congelados o por el resultado de su embarazo”.

Fuente: BBC

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

14 + 12 =