El reloj biológico de ellos

El reloj biológico de ellos
El reloj biológico de ellos

Así como la capacidad fértil de la mujer disminuye con la edad, en especial después de los 40 años, en el hombre hay una disminución de la fertilidad”, dice el doctor en ginecología, José Carlos Rosales. “En el caso femenino, la afectación de la fertilidad es más precoz y definitiva por la marcada disminución de óvulos, lo que hace muy difícil lograr un embarazo espontáneo después de los 45 años”.

Explica el también biólogo de la reproducción del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas que en el caso del varón, la disminución de la fertilidad es mucho más lenta, pues hay producción de espermatozoides hasta avanzada edad. “Incluso varones de 70 años pueden tener buenas concentraciones de células espermáticas en semen”.

Sin embargo, la calidad y el potencial fértil de los espermatozoides disminuyen con la edad. Esta merma comienza a los 45 años de edad y se acentúa despues de los 50. Entonces, varones de 50 años o más, tienen menos probabilidades de embarazar a sus esposas y, de lograrse embarazo, es más probable el aborto.

Para Rosales, quien es director del laboratorio de reproducción de Fertilab, de la Clínica Ávila, uno de los problemas presentes en varones mayores es que el ADN del espermatozoide (la molécula que lleva la información genética), se fragmenta, por lo que se pierde información valiosa para el embrión. “Al igual que en la mujer, el cigarrillo acelera la disminución de la fertilidad en el varón y afecta todos los parámetros del espermograma”.

La afectación de la calidad del semen no significa una disminución de la líbido o la capacidad sexual en el varón.

¿Es lo mismo que la andropausia?

“No”, enfatiza Rosales. “La andropausia aparece muchos después, en edades avanzadas a partir de los 60 años de edad”.

Explica que la andropausia no es solamente una disminución de la fertilidad, “sino un conjunto de signos y síntomas relacionados con la disminución de la testosterona producida en los testículos. “Es el equivalente a la menopausia en la mujer”.

El especialista sostiene que la testosterona (hormona sexual) no solo son importantes para la sexualidad, también lo es para la salud de los músculos y los huesos. “Entonces, los varones con marcada disminución de testosterona, pierden peso por pérdida de masa muscular y pueden sufrir fracturas por osteoporosis. Además la ausencia de los esteroides sexuales produce alteración del ánimo y depresión”.

Cómo retardar sus efectos…

La disminución de la fertilidad en el varón se inicia a los 45 años y se acentúa a partir de los 55 años. Varones con alguna enfermedad como la diabetes o la hipertensión pueden acelerar esta pérdida. La andropausia se hace manifiesta en especial después de los 65 años, aunque la edad de aparición es muy variable.

Ahora bien, explica Rosales, la disminución de la fertilidad en el varón puede retrasarse modificando el estilo de vida. Una vida sana, con dieta adecuada y ejercicio puede enlentecer el proceso. El uso de antioxidantes, como la Vitamina C y E, pueden tener un efecto benéfico en los casos de fragmentación del ADN del espermatozoide. “Quizá lo más importante es dejar de fumar.

Finalmente, en los casos severos, las técnicas de reproducción asistida permiten la selección de espermatozoides sanos sin ADN fragmentado y aumentan las probabilidades de un embarazo normal”.

Publicado en El Siglo de Torreón

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

4 × 5 =