¿El embarazo simplemente no se da?

¿El embarazo simplemente no se da?
¿El embarazo simplemente no se da?

Los daños que la esterilidad causa van más allá de no poder procrear hijos: llega a afectar la parte emocional en hombres y mujeres 

Para la mayoría de las personas, el formar una familia o tener descendencia son parte de las decisiones más importantes de sus vidas. Los médicos expertos en el tema recomiendan estar al pendiente de la  salud reproductiva, hacerse chequeos frecuentemente, tener una dieta saludable y hacer ejercicio constantemente.

Del otro lado de las personas que desean procrear están las personas que toman la decisión de no tener hijos. Para ambos casos hay soluciones y especialistas, pero ¿qué soluciones hay para las personas que quieren pero no pueden concebir?

Esterilidad. Muchas personas creen que los términos infertilidad y esterilidad son lo mismo, pero no es así. La infertilidad es el hecho de haber tenido más de un año de vida sexual activa, sin método de planificación familiar y no haber logrado un embarazo. La esterilidad  abarca algunos parámetros de la infertilidad, pero existe la diferencia que aquí sí se ha logrado un embarazo, pero no se ha llevado a buen término.

Porcentaje. Son diversas las razones por las que algunas parejas no pueden concebir hijos. En un 65 por ciento es por causas femeninas, otro 25 por ciento de las veces es por causas masculinas y el  10 por ciento restante son por causa combinada, es decir cuando hay incompatibilidad del moco de la mujer con el semen del hombre.

Es considerablemente mayor el porcentaje de esterilidad en las mujeres. Entre las causas está la falta de ovulación por cuestiones hormonales, malformaciones en los órganos sexuales, radiaciones nocivas, las secuelas de enfermedades tales como la tuberculosis o la gonococia, y la existencia de quistes, fibromas o pólipos.

La endometriosis es una causa más. Otra causa importante de infertilidad femenina es el peso de la mujer. Tienen menos posibilidades de concebir tanto las mujeres con un índice de masa corporal superior a 29 (sobrepeso cercano a obesidad leve) como las que tienen un índice de masa corporal inferior a 19 (cercano a desnutrición o problema de salud).

Dentro de los casos de esterilidad existe un 15 por ciento de los cuales aparece el impedimento de desarrollo del embarazo, pero no se descubre una causa etiológica, a lo cual se le llama Esterilidad sin Causa Aparente.

Pero esto no sólo es un problema de la mujer: en muchas de las ocasiones se cree eso, cuando en realidad es el hombre el del problema.

Las causas que el hombre presenta con más frecuencia son de origen genético: si se produce una trisomía en algún par de genes del ADN, esta se manifiesta con efectos generalmente desfavorables, como pueden ser el síndrome de Klinefelter.  Otras causas que afectan a los hombres para poder tener descendencia es la producción de una cantidad de semen por debajo de lo necesario para fecundar el óvulo; la movilidad defectuosa de los espermatozoides aunque su número sea adecuado; la obstrucción de los conductos por los que transitan; la disfunción eréctil; secuelas de enfermedades como la parotiditis, o fiebre urliana, varicocele; radiaciones nocivas (ionizantes y no ionizantes); el cafeísmo y el alcoholismo.

También afecta  el consumir o ser adicto a algunas drogas, ya que algunas de ellas  impiden la producción de testosterona, sustancia que hace funcionar todo el sistema reproductivo masculino.
tratamiento.

Tanto para hombres como para mujeres existen tratamientos, pero lo primordial es acudir con un especialista. De esta manera contará con la ayuda de un profesional que le dará alternativas de solución o el tratamiento que sea adecuado según el caso.

Entre los tratamientos a los que las parejas pueden recurrir está la inseminación artificial. Este es un  procedimiento por el que se introduce semen de forma artificial en el aparato reproductor femenino. Esta es la primera opción por la que la mayoría se decide.

La transferencia intratubárica de gametos es la  técnica por la que se obtienen varios óvulos de la mujer y, sin fecundar, se reimplantan junto con el esperma en la trompa de Falopio mediante un laparoscopio (instrumento de exploración abdominal) a través de pequeñas incisiones en el abdomen.
Otra de las opciones es la inyección intracitoplasmática de espermatozoides. En este método se inyecta en el óvulo un único espermatozoide.

Fecundación in vitro es otro método realizado por los especialistas. Para llevarlo a cabo se extraen algunos óvulos de los ovarios y se fecundan fuera del cuerpo. Los embriones resultantes se transfieren al útero materno a través del cuello uterino y la transferencia intratubárica de cigotos. A través de una pequeña incisión abdominal se implanta en la trompa de Falopio de la paciente su óvulo fecundado, explican los expertos.

Fuente: www.debate.com.mx

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

15 − 3 =