El acostón perfecto en 10 mandamientos

Hoy he decidido cederle este espacio a un ‘maestro’ en las artes amatorias que hace algunas semanas me envió un correo con su técnica infalible para arrancar decenas de orgasmos en una mujer. Aunque quizá deberíamos darle voz a ella también, porque creo que después de semejante proeza, yo estaría muerta o definitivamente loca...

“Querida Pandora, me llamo X y vivo en Centroamérica.

Me gustaría leer más artículos que traten sobre los orgasmos ya que es un tema muy importante. Muchas mujeres se quejan de que sus parejas no las satisfacen adecuadamente. Una gran mayoría no llega al orgasmo porque sus maridos terminan en 5 o 10 minutos y muchísimas mujeres requieren más tiempo para llegar al clímax. Dependiendo del tipo de mujer, sus valores, su cultura, sus temores y muchos otros factores, no todas alcanzan un nivel de excitación amplio o peor aún, a veces muchas ni siquiera logran lubricarse.

Nosotros los hombres deberíamos ser más conscientes de las necesidades de las chicas y esforzarnos más por poder hacerlas llegar a tener ricos, enormes y prolongados orgasmos y recurrir a todo tipo de técnicas. Es espectacular ver a una mujer terminar con grandes descargas de placer, sentir cómo se lubrica y se humedece su vagina totalmente, sentir las contracciones y la desesperación que las vuelve locas y deja casi inconscientes al tener orgasmos fuertes y prolongados”.

(Hasta aquí, de acuerdo en todo: jamás me cansaré de recalcar la importancia que tiene tomarse tiempo e interés para el sexo… Pero una cosa es tomarse tiempo y otra echarse un polvo como nuestro amigo: marcador, pizarra de jugadas y cronómetro en mano. ¿Será entrenador de fútbol?)

“Yo manejo una política de calidad en cuanto a las relaciones sexuales y es: “Trabajar con la mejora continua para satisfacer las necesidades de mi pareja”. El nivel de satisfacción debe ser tal que deje marcada para siempre a esa persona; esa chica debe de poder decir con total seguridad: “Es el mejor sexo que he tenido en toda mi vida”.

Para eso se necesitan ciertas reglas, yo por ejemplo manejo algunas básicas que siempre tengo presentes:

1) Hacer muchas caricias que la estimulen siempre al iniciar la relación sexual.
2) Dedicar mucho tiempo, energías y esfuerzo al clítoris antes de arrancar la penetración.
3) Producir al menos tres orgasmos a punta de sexo oral, lamer el clítoris y la entrada de su vagina muy sensualmente, juguetear con los dedos antes de la penetración. Nunca pasar por alto esta regla”.

(Aquí, la mitad de la población femenina que conozco ya se daría por satisfecha. ¡Tres orgasmos antes de meterla! Prodigioso. Pero siga, maestro…)

4) “Penetrar rígida y fuertemente una vez producido el tercer orgasmo oral, ya que en este momento la chica estará sumamente caliente y querrá que tragarse el pene con su vagina de un solo bocado. Pero comenzar a un ritmo lento de movimientos de caderas aunque ella quiera hacerlo rápido. Esto ayudará a que se desespere más y estimulará a tener más orgasmos pues la excitación se irá haciendo mayor.

5) Pasados tres orgasmos más (!) ahora por penetración, ponerse de rodillas frente a la vagina penetrar y masturbar el clítoris al mismo tiempo que se penetra, para producir doble placer, pero hacerlo delicadamente.

6) La penetración debe durar sin eyacular al menos 1,5 horas y haber producido en este tiempo al menos 10 orgasmos fuertes, múltiples y prolongados”.

(Alto ahí, alto ahí… ¿Pero estamos hablando de seres humanos? Cierto es que yo he podido pasar varias noches enteras en blanco durante sesiones de sexo de no menos de seis o siete horas. ¡Pero en carrera de relevos; no en maratón! Quiero decir: un polvo, un descansito, otro polvo, algo de beber, un tercer encuentro, una excursión en la nevera, no hay cuarto malo… Y así. Pero una penetración de una hora y media sin parar… ¡No sin mi lubricante!)

7) “Si la chica es muy caliente y se ve que cada vez quiere más orgasmos, pues algunas entran en una predisposición total de orgasmos son capaces de tener uno cada menos de 5 minutos entonces se puede extender el tiempo de la eyaculación de 1,5 a 3 horas o más si se requiere. Y alcanzar un numero ilimitado de orgasmos posibles en la mujer.

8) Al terminar la relación sexual siempre hay que acariciar y mamar las tetas y también la vagina porque puede ser que aún queden más orgasmos por explotar…”

(Mire usted bien por ahí, no sea que se deje algo…)

9) “Hay que seguir besando apasionadamente los labios para que siempre tenga un toque romántico y especial, pero las manos nunca dejarlas quietas, seguir acariciando cuanto más se pueda.

10) Poner punto y final diciendo palabras bonitas y románticas, mirando siempre a los ojos de la chica, y automáticamente te dirá lo que quieres oír: lo muy satisfecha que está y que, definitivamente, eres lo mas grande en su vida”.

(Yo no sé si sería capaz de articular palabra, pero el toque romántico que no falte. En cuanto a los caballeros… que no se me traumatice ninguno, por favor, que nuestro gurú está en todo…)

“Nota: para algunos hombres es casi imposible pasar sin eyacular más de 10 minutos algunos y con más esfuerzos logran quizás 30 minutos a 45 minutos, pero para lograr tener un tiempo prolongado hay que practicar y concentrarse más en la satisfacción de la mujer en vez de la propia satisfacción.

En algunas ocasiones he logrado pasar follando hasta 3 o 5 horas sin eyacular para medir hasta dónde es capaz de llegar el cuerpo de la mujer y en una ocasión conté 55 orgasmos en una chica en un periodo de 3 horas“.

¡¿55?! No sé yo ya si serían orgasmos o convulsiones en mi caso, que todo puede ser… Bueno, espero que os haya inspirado mucho la ‘sabiduría’ de nuestro ‘profesor’ invitado. Yo he tomado buena nota y ahora mismo voy a colgar un cartel en la puerta de mi dormitorio con las Normas de la Cama de Pandora, en el que la primera y única reza lo siguiente: “No estamos aquí para batir un record Guinness, así es que deje el decálogo, el cronómetro y las jugadas de pizarra en la puerta y penetre hasta el fondo con todo lo demás”.

Fuente: La cama de Pandora / El Mundo

Imagen: Sarahxic

One thought on “El acostón perfecto en 10 mandamientos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

17 − 5 =