Desmitificación de la pastilla de emergencia

Desmitificación de la pastilla de emergencia

Uno de los secretos mejor guardados de la ginecología fue la anticoncepción de emergencia, método para evitar embarazos que aún resulta polémico en México, pero que es conocido desde la década de los sesentas y que por su efectividad lo recomienda la Organización Mundial de la Salud.

Abortiva, agente de promiscuidad de adolescentes, libertad sexual mal entendida, son sólo algunos de los apelativos que recibe esta opción de control natal, pero más allá de los prejuicios, “es un método noble, que ha probado utilidad, eficacia y seguridad en diversas partes del mundo y que si es usado en forma oportuna, previene tres de cada cuatro embarazos”, afirmó la doctora Guillermina Mejia Soto, una de las más reconocidas especialistas en medicina del adolescente en México.

“La sociedad en su conjunto debe de entender que la o el joven que va a mantener una relación sexual sin protección la llevará a cabo con o sin el método de emergencia, y que la existencia de esta opción no incide en un aumento de su actividad sexual”, expuso quien dirige Adolescentes, Clínica de Atención Médica y psicológica.

En entrevista, expuso que la anticoncepción de emergencia es el único método poscoital que permite prevenir embarazos no deseados o intencionados, y está recomendado en casos de una relación sexual no protegida, violación, un accidente anticonceptivo, como la ruptura del condón, o ante escurrimiento de fluidos que ocurren cuando el varón no se retira a tiempo después de eyacular. También se emplea ante el olvido de la toma de píldoras anticonceptivas o aplicación del inyectable, y por la expulsión del dispositivo intrauterino.

Mejia Soto refirió que dicha alternativa se introdujo en el país a partir de 1998, con el apoyo de la organización internacional Population Council, y sus ventajas fueron difundidas en medios de comunicación, farmaceutas y médicos en general.

En un principio, explicó, se contaba con siete marcas comerciales que combinaban en una pastilla dos tipos de hormonas (estrógenos y progestina), y si bien cada una de estas alternativas tenía un esquema de administración diferente, el objetivo final de todas era alcanzar una dosis de 200 microgramos de hormonas. Desde entonces el tema ha evolucionado, y fue hasta el 2001 que se incluyó en la Norma Oficial Mexicana de los Servicios de Planificación Familiar, y un año después ingresó al cuadro básico de medicamentos

Al ser reconocido en el sistema de salud, explicó la también consultora de anticoncepción de emergencia para México y América Latina, hubo un cambio en los fármacos utilizados en este método, y es cuando se ofrecen nuevas alternativas comerciales que se presentan ya como método anticonceptivo de emergencia y que están disponibles en farmacias del país. Los fármacos se basan en el llamado régimen de progestinas (como el Levonorgestrel, que ofrece Asofarma de México) que emplean un solo tipo de hormonas y son ligeramente más efectivas y con un menor número de efectos secundarios. De hecho, este tipo de fármaco es utilizado con preferencia en otras naciones y la OMS indica que no sólo se puede emplear en las primeras 72 horas después del coito, sino hasta las 120 posteriores. No obstante, el índice de mayor efectividad se logra al ingerirlo inmediatamente después de la relación sexual.

Como en otros aspectos de la sexualidad, dicha alternativa está rodeada también de una serie de mitos, y el más común es en el sentido de ser abortivo. Ante ello, la especialista comentó que una vez llevada acabo la fecundación del huevo, este método es incapaz de desprenderlo. Otro más es que al siguiente día de haberlo empleado se presentará la menstruación, cuando en realidad ocurrirá en la fecha en que se cumple el periodo normal. También existe el mito de que puede provocar cáncer o infertilidad, cuando lo cierto es que si bien se trata de dosis mayores de hormonas, éstas no se acumulan en el cuerpo que las desecha a las 48 horas. Cabe señalar que una dosis mayor no hace al método más efectivo.

Los únicos efectos secundarios que en algunos casos se presentan en forma moderada son vomito, diarrea y dolor de cabeza por unas horas.

La entrevistada recalcó que este método, como su nombre lo índica, es de emergencia, por lo que no debe ser usado como técnica habitual de anticoncepción, ya que para este último propósito existen otros esquemas como el uso del preservativo.

Fuente: invdes.com.mx

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

cinco × uno =