De paciente a ‘coach’ de la reproducción asistida

Ainhoa Iriberri | Madrid

Actualizado martes 28/05/2013 08:49 horas

va María Bernal quiere hacer de la reproducción asistida su modo de vida, pero no es médica, embrióloga o psicóloga. Sin embargo, pocas personas le ganan a experiencia. En su haber, además de sus tres hijos, están los 14 o 15 tratamientos a los que se ha sometido en tres clínicas distintas en ocho años, lo que ella llama bromeando “su historial delictivo”. Todavía en su debe, lograr que la página web que lanzó en enero baste para mantenerlos a todos.Aunque a ella no le gusta definirse como tal porque carece de formación específica para ello, Eva María podría considerarse la primera ‘coach’ de reproducción asistida en España. Porque eso es lo que ofrece a sus clientes/pacientes: apoyo emocional y estratégico a la hora de pasar por un proceso que, salvo escasas excepciones, suele ser complicado.Por supuesto, Eva María no siempre se ha dedicado a esto. Esta antigua bailarina, se recicló después en directora de castings, trabajo que aún ejerce ocasionalmente. Así, al haber trabajado siempre como autónoma, a Eva no le asusta este nuevo reto aunque, reconoce, es la primera vez que trabaja para sí misma.

Sin embargo, trabajar para sí misma es justo lo contrario de lo que hace. Su primer paso en lo que ella llama su tercera etapa profesional fue escribir el libro ‘Mi maternidad asistida o cómo ser madre por RA y no morir en el intento’ (ebook). Aunque la idea fue suya, hubo circunstancias que le empujaron a ello.

Porque en los cinco años que Eva María pasó buscando a sus mellizos Martín y Aitana (fruto de la donación de embriones, tras varios intentos fallidos de otras formas de RA), que relató en su blog ‘Yendo a por el segundo’, siguió trabajando en los castings. Pero cuando estos nacieron y ella decidió estar nueve meses de baja no remunerada, “el teléfono dejó de sonar”, algo que Eva María interpretó como una señal para buscar una tercera vocación. Así, acudió a una coach, ésta sí, titulada, para que le ayudara a encontrarla. “Se trataba de averiguar en qué era especialista sin ser mi trabajo clásico”, explica por teléfono.

Así surgió la idea de hacer del apoyo en la reproducción asistida su modo de vida, algo que comenzó siendo muy consciente de la principal barrera a la que se enfrentaba. “Internet está lleno de recursos de apoyo gratuitos para personas en esta situación, desde foros, hasta chats de médicos especialistas y, por supuesto, distintas conferencias”, explica. Así que, ¿cómo pedir dinero por algo que, en teoría, se puede obtener gratis en Internet?

Dos son los puntos en los que Eva María cree que su iniciativa juega con ventaja. El primero, sin duda, la experiencia. “A mí se me puede contar cualquier barbaridad, es prácticamente imposible que me asuste”, comenta. El segundo se refiere a la personalización. “En todos estos recursos gratuitos, no hay personas detrás. Por ejemplo, en los foros, dependes de que otra persona como tú decida entrar y contestarte, algo que yo garantizo en mi página”, subraya.

Talleres, chats y sesiones

De momento, Eva María ofrece dos servicios. El primero, que ha bautizado como ‘La comunidad’ tiene un coste de 10 euros al mes, que incluye un foro moderado por ella, un taller mensual sobre distintos temas y un chat. El segundo, que sube a 65 euros mensuales y se denomina “Acompañamiento plata” incluye los servicios del primero más dos sesiones individuales ‘on line’ de media hora y una sesión de grupo semanal por videoconferencia y otro taller. En solo cuatro meses, la primera opción cuenta ya con 21 integrantes y la segunda con cinco. Existen otras opciones, como la posibilidad de fijar con ella una única cita por ‘skype’ para consultar dudas concretas ante el inicio de este proceso.

Además, Eva María siempre está disponible por ‘mail’, ‘Facebook’ o ‘Twitter’. “Tengo un Mac, un iPad y un iPhone, así que los mensajes me llegan por todos los lados”, bromea.

Mientras aumenta la comunidad, Eva María compatibiliza esta labor con una sección de noticias sobre maternidad para la web estadounidense ‘about.com’, un trabajo remunerado que empezó en diciembre. La organización de su día a día no difiere mucho de la de cualquier persona que trabaje en casa. “Por las mañanas estoy con los pequeños, a los que no llevo a la guardería y por las tardes me ayuda una señora. Así que por las mañanas aprovecho las siestas y después es cuando me encierro a tope. Los días que tengo fuerzas, también trabajo por la noche”, explica a ELMUNDO.ES.

Entusiasmada con su proyecto, Eva María cree realmente que para pasar por un proceso así se necesita fuerza y ayuda. Y destaca un tema en concreto, que a ella, sin pareja, le preocupa especialmente. “Ser madre por donación de gametos requiere de una preparación; hay que haber trabajado bien la renuncia genética y hay veces que la gente, por la ganas que tiene de tener hijos, se salta pasos”, concluye.

Publicado en El mundo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

8 + Trece =