Cuando todo es donado

Presentan dispositivos para inocular hormonas en casos de fertilización in vitro
Presentan dispositivos para inocular hormonas en casos de fertilización in vitro
  • La donación de doble gameto cada vez es más frecuente
  • Un estudio señala que las tasas de embarazo ascendieron al 60%

Ainhoa Iriberri | Madrid

Actualizado lunes 21/01/2013 08:22 horas

Se trata de una alternativa poco frecuente que, sin embargo, empieza a ocupar su espacio en revistas y congresos de infertilidad. Bajo su nombre científico, donación de doble gameto, se esconde una realidad cada vez más frecuente en las clínicas de reproducción asistida: las gestaciones en las que tanto el semen como los ovocitos no pertenecen a los futuros padres del bebé.

La clínica Eugin ha presentado en el congreso ‘Fertility 2013’, celebrado recientemente en Liverpool, un estudio en el que se analizaban 1.139 ciclos de fecundación in vitro (FIV) con doble donación desde el año 2001 a 2010 a tres grupos de pacientes: mujeres solteras, parejas de lesbianas y parejas heterosexuales con un problema grave de infertilidad.

Los resultados demuestran que las tasas de embarazo ascendieron al 60%, de los que un 40% concluyeron en un nacimiento vivo, demostrándose así que se trata de una técnica con buenos resultados para situaciones graves de infertilidad. “Se suele optar por esta opción cuando las mujeres ya han pasado por ciclos de ovodonación y siguen sin tener éxito”, explica a ELMUNDO.es Valerie Vernaeve, directora de Eugin, que reconoce que la aplicación de esta técnica no está estandarizada y que se trata de un “tema complicado”.

Tampoco hay datos sobre cuántos ciclos se hacen en España con esta técnica, ya que en el registro de la Sociedad Española de Fertilidad (el único con datos públicos de resultados, aunque los centros participan voluntariamente) no se especifica en la contabilidad de FIV con ovocitos de donante si se utiliza también esperma donado.

La falta de protocolo sobre el uso de esta técnica tiene que ver también con el hecho de que no siempre se opta por usar semen de donante (además del ovocito donado). “Se usa mucho en infertilidad de causas desconocidas”, explica Vernaeve. Y es que, como indica esta experta, en parejas heterosexuales, el uso de semen donado ha disminuido mucho en los últimos años. La razón: la introducción de la inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI), una técnica para ‘rescatar’ a los mejores espermatozoides incluso cuando la calidad general del semen del varón es insuficiente.

Más allá de lo novedoso de la doble donación de gametos, están sus implicaciones psicológicas. Aunque existen pocos estudios, es indudable que el impacto psicológico es mayor para la pareja, por lo que es importante acompañar su aplicación de asesoramiento psicológico profesional.

“Cuando la donación es de ovocito, los dos están cómodos, porque la mujer vive la gestación y el hombre siente que aporta la base genética; pero cuando es doble, esto último no existe. Es labor del psicólogo ayudar a ver el final como más importante que el medio”, concluye Vernaeve.

Publicado en El Mundo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

15 − 10 =