Congelar los óvulos para retrasar la maternidad, cuatro preguntas con respuesta

Las mujeres que desean posponer la edad para tener hijos pueden recurrir a la vitrificación de sus óvulos para utilizarlos en el futuro

Por MARTA VÁZQUEZ-REINA

14 de enero de 2013

Las mujeres en España cada vez retrasan más el momento de ser madres –la edad media supera los 32 años-. Esta decisión puede afectar de forma significativa a su capacidad reproductiva. Una alternativa para preservar la fertilidad es la vitrificación de óvulos, una técnica que permite extraer los ovocitos y conservarlos mientras aún conservan su calidad. Este artículo explica cuál es el mejor momento para recurrir a este proceso, cómo se hace, qué efectividad tiene y cuánto cuesta.

La edad media de las españolas para estrenarse en la maternidad supera los 32 años, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). De hecho, el 54% de los nacimientos se producen en la franja de edad que va desde los 32 a los 40 años.

Posponer la maternidad es una opción pero, con ello, se asume un riesgo: la posibilidad de ser madre se reduce. Y es que retrasar la edad en la que se comienza a buscar el primer hijo es el factor que más influye en el incremento de las consultas por infertilidad, dice el ‘Libro Blanco de la Infertilidad en España‘, de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF).

La vitrificación de los óvulos trata de mejorar la fertilidad en estos casos. Esta técnica consiste en extraer los ovocitos mientras mantienen su buena calidad y conservarlos por debajo de los -190ºC, para ser utilizados cuando se desee ser madre.

1. ¿Cuándo congelar los óvulos para un embarazo en el futuro?

La Ley 14/2006, sobre técnicas de reproducción humana asistida señala que toda mujer mayor de 18 años puede congelar sus óvulos, si lo desea. Los especialistas de la SEF aconsejan hacerlo, mejor, antes de los 35 años.

Marcos Ferrando, director de un centro especializado en medicina reproductiva, apunta que “cuanto más jóvenes sean los óvulos, mejor calidad van a tener”. Puntualiza que lo ideal es recurrir a esta técnica antes de los 40, pero “mucho mejor si es antes de los 35 años”.

En cuanto a la conservación de los ovocitos, la ley establece que se puede prolongar hasta el momento en que los responsables médicos consideren que la mujer no reúne los requisitos clínicos para ser receptora (la SEF aconseja hasta los 50 años).

2. ¿Cómo es el proceso de vitrificación?

El proceso de preservación de óvulos requiere, en primer lugar, que la mujer se someta a una estimulación ovárica mediante un tratamiento hormonal. Este proceso dura entre 10 y 12 días, e induce el desarrollo de varios óvulos en un mismo ciclo menstrual. En función de cada mujer, se pueden generar entre unos 12 y 20 óvulos.

Estos óvulos se extraen después con una punción a través de una ecografía vaginal. Esta es una técnica que dura unos diez minutos y es “fácil, rápida e indolora”, dice Ferrando. No obstante, para que la mujer se sienta más tranquila, la intervención se lleva a cabo bajo sedación.

Una vez extraídos, los óvulos se congelan (vitrificación) y se conservan hasta el momento en el que la mujer desea buscar el embarazo.

Se inicia, entonces, el proceso de fecundación in vitro de los ovocitos. Bien con esperma de la pareja o con el de un donante.

3. ¿Qué efectividad tiene?

El proceso de vitrificación de los óvulos es más efectivo que el de la simple congelación, ya que evita que se forme hielo en el interior de los óvulos. Tal como señala el Grupo de Trabajo para la Preservación de la Fertilidad de la SEF, la tasa de supervivencia después de la descongelación es similar a la de los ovocitos frescos (se estima en un 90%).

Por su parte, la tasa de embarazo después de la transferencia de embriones generados a partir de estos óvulos ronda el 30 o 40%.

4. ¿Cuánto cuesta?

El ‘Libro Blanco de la Infertilidad’ prevé que el coste de la vitrificación de óvulos baje en los próximos años. No obstante, el precio de este tipo de tratamientos en la actualidad es alto. Además, no se contempla dentro de los servicios que ofrece la sanidad pública.

Según los datos que aportan distintos centros especializados en reproducción asistida, el importe del tratamiento oscila entre 2.000 y 4.000 euros. El precio varía en función de los procedimientos que incluya: estimulación ovárica, punción de los óvulos o criopreservación de los mismos.

A esta suma habría que añadir el coste anual del mantenimiento de los ovocitos vitrificados, que ronda los 300 o 400 euros, aunque suele ser gratuito durante uno o dos años.

También tiene precio la desvitrificación y posterior fecundación in vitro, una vez que se decide buscar el bebé: otros 3.000-4.000 euros más.

Centros de vitrificación de óvulos en España

Según el mapa de centros que preservan la fertilidad, de la Sociedad Española de Fertilidad, hay 64 especializados en reproducción asistida que realizan la vitrificación de óvulos en nuestro país.

Esta técnica se ha utilizado con más asiduidad por indicación médica en mujeres con riesgo de que su capacidad de tener hijos se vea afectada por algún tratamiento (como el caso de los pacientes oncológicos) o una intervención ginecológica. Sin embargo, “cada vez es más frecuente la preservación de la fertilidad sin indicación médica”, dice la SEF.

Publicado en Eroski Consumer

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

dos × dos =