¿Cómo se diagnostica la infertilidad masculina?

El proceso comienza con una historia clínica completa y el examen físico, y normalmente se continúa con análisis de sangre y de semen.

A partir de una muestra de semen normalmente obtenida a través de la masturbación en un recipiente esterilizado, el médico podrá evaluar factores – volumen, recuento, concentración, movimiento e incluso estructura – que puedan facilitar o dificultar la concepción.

Si el análisis de semen presenta niveles bajos de espermas, o incluso ausencia del mismo, esto no necesariamente indica infertilidad absoluta. Bajas cantidades en cualquiera de las categorías mencionadas pueden simplemente indicar un problema con el desarrollo o con el sistema de entrega de los espermas que hay que evaluar con mayor detalle.

Por ejemplo, el médico puede indicar una ecografía transrectal, que es un estudio por imágenes para el cual se coloca una sonda en el recto para emitir rayos de ondas sonoras de alta frecuencia en dirección a los conductos eyaculatorios cercanos. Este estudio puede ayudar al médico a determinar si estas estructuras están mal desarrolladas o si están obstruidas por la presencia de quistes, calcificaciones, u otros tipos de bloqueo.

Puede ser necesario realizar una biopsia testicular cuando el análisis de semen es anormal y el médico todavía no pudo determinar la causa. Este estudio se realiza en un quirófano bajo anestesia general o regional a través de un pequeño corte en el escroto. También puede hacerse en una clínica mediante una aguja que se inserta a través de la piel del testículo, que se ha anestesiado. En cualquiera de los casos, se extrae una pequeña porción de tejido de cada testículo para evaluación bajo el microscopio.

Además del análisis de semen, el médico puede solicitar la realización de un perfil hormonal para determinar la capacidad de producción de espermas de los testículos y para descartar enfermedades graves. Por ejemplo, la hormona folículo estimulante (FSH) es la hormona hipofisaria responsable de estimular a los testículos para producir espermas. La presencia de niveles altos puede indicar que la glándula hipófisis está intentando estimular a los testículos para que produzcan espermas y éstos no están respondiendo.

Fuente: bvs.sld.cu/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

3 × uno =