Cirugía bariátrica mejora la salud

6A5986C1-8C36-48E0-A86A-A7E477D4C8EE.jpg__680__460__CROPz0x680y460
17 Marzo 2014
Este procedimiento no solo ayuda a personas que padecen obesidad. Puede ser efectivo en la curación de enfermedades como diabetes, hipertensión, infertilidad y lesiones articulares.
Santo Domingo

Si el procedimiento es exitoso y se siguen las pautas posteriores, la cirugía bariátrica permite una pérdida de peso rápida y permanente, ideal para personas con obesidad mórbida que no ven resultados con métodos tradicionales, como cambios en la dieta y rutinas de ejercicio. Sin embargo, la obesidad no es la única razón para recomendar este procedimiento quirúrgico.

Gustavo Rodríguez Blanco, cirujano, endoscopista, laparoscopista y experto en cirugía bariátrica, explica que este método es útil para tratar el síndrome metabólico, padecimiento que une obesidad a diabetes e hipertensión arterial, “pero también se recomienda en personas que quizás no tienen un peso tan excesivo, pero sí tienen comorbilidades, es decir, que son diabéticos, hipertensos, con problemas articulares serios, infertilidad y otros atenuantes”.

Según Rodríguez Blanco, las cirugías bariátricas son comunes en el país.

El galeno asegura que realiza un promedio de cuatro por semana, aunque otros de sus colegas manejan números mayores.

“Tienen que estarse haciendo unas 2,000 cirugías por año en el país”, dice.

A pesar de estas cifras solo 18 cirujanos entrenados en bariátrica se han inscrito en la Sociedad Dominicana de Cirugía Metabólica y Bariátrica (Sodocimeb).

 Después de la bariátrica 
La cirugía bariátrica se compone de diversas técnicas. En el país la más común es la manga gástrica, aunque se realizaan también bypass gástrico, balón gástrico y bypass de Munir, una técnica que empezó a aplicarse en 2005 y que es la que realiza Gustavo Rodríguez Blanco, cirujano, endoscopista, laparoscopista y experto en cirugía bariátrica.

“La manga gástrica consiste en hacer un corte vertical del estómago, entre 70 y el 80 por ciento del órgano se retira con lo que se pierde el fondo gástrico donde se sintetiza una hormona llamada grelina, responsable entre otras cosas del apetito”, dice el galeno. No solo disminuye el apetito, sino que la persona queda con capacidad de consumir apenas entre 100 y 150 cc de alimento.

En cambio el bypass -segunda técnica más popular después de la manga- consiste en crear un pequeño reservorio en la curvatura menor del estómago más una desviación al intestino delgado con lo que se consigue saciedad precoz por el componente restrictivo más una mala absorción.

“Obviamente va a haber ciertas deficiencias, por eso  ese tipo de paciente necesita seguimiento de cerca con el nutriólogo, y quizá tenga que tomar suplementos de por vida”.

En el bypass la tolerancia de los alimentos es limitada, el paciente no podrá comer de todo y habrá ingestas que causarán diarrea, sudoración y otros síntomas, además de que “el alcohol irá directamente al hígado”. En cambio con la manga el paciente podrá comer todos los alimentos que comía pero en cantidades reducidas.

Padecimientos
Una cirugía bariátrica exitosa, sin importar la técnica que se use, puede ayudar a  mejorar y en algunos casos curar ciertos padecimientos de salud, a continuación se detallan algunos de ellos:

 Diabetes mellitus
“El beneficio principal de la cirugía es la curación de la diabetes. Cerca del 94% de éxito así lo comprueban”, dice Rodríguez Blanco. Cuando el paciente no es diabético y su peso es normal, la insulina producida por su páncreas es suficiente, pero si hay aumento de peso se bloquea la GLP1 que hace que la cantidad de insulina no sea suficiente, entonces aumenta el azúcar en sangre y hay diabetes tipo 2.

Luego de la cirugía, cuando comienza a bajar de peso, el paciente comienza a producir la hormona GLP1, que se produce en la parte distal del intestino delgado, en el ileon. Entonces la persona es capaz de regular la producción de insulina nuevamente y desaparece la diabetes.

Hipertensión y problemas cardiovasculares
“En lo relativo a la cirugía bariátrica y su impacto en los problemas cardiovasculares, se sabe que cerca del 85% de los pacientes, en un promedio de 45 días después de la cirugía, deja de tomar la medicación para la presión arterial. Esto se debe a que, al perder volumen de peso, las arterias también pierden compresión de la grasa, los vasos tienen mayor capacidad de distenderse y hay descenso drástico en la presión arterial”, explica el experto. Añade que colesterol, triglicéridos y todas las grasas disminuyen drásticamente y el corazón necesita menos fuerza para bombear la sangre al cuerpo.

Rodríguez Blanco asegura que si bien antes para poder operar a un paciente su ecocardiograma tenía que tener al menos 40 de fracción de eyección (capacidad de bombeo del corazón), nuevos estudios permiten operarle con fracción de 25, pues se ha demostrado que aunque haya daño estructural en el corazón, la bariátrica realiza un rescate del sistema cardiovascular. “Cuando hay daño arterial, como ateromas y ese tipo de problemas, la cirugía no cura, porque no es milagrosa, pero hay notoria mejoría porque el corazón va a necesitar menos potencia para trabajar”.

Problemas articulares
Muchos pacientes de cirugía bariátrica son referidos por el ortopeda. El cirujano comenta que incluso pacientes con prótesis dobladas son referidos porque “las prótesis no están diseñadas para aguantar tanto peso, y para poder repararlas el paciente debe perder peso”. El cuerpo humano no está hecho para un peso excesivo, por eso articulaciones y huesos como rodillas, tobillos, caderas y vértebras sufren daño cuando hay obesidad.

Los daños articulares y su curación después de cirugía dependen del tipo de paciente y del tipo de daño. Algunos problemas articulares pueden necesitar corrección quirúrgica, el pronóstico es variable. “Por ejemplo, en compresión de las vertebras y hernias discales muchos pacientes no han tenido que operarse, pues se recuperan al bajar de peso”, asegura Rodríguez Blanco.

Esteatosis hepática
“Antes, pacientes cirróticos no podían ser candidatos para cirugía bariátrica, pero nuevos hallazgos indican que pacientes con cirrosis grado 1 en la categoría Child-Pugh son candidatos y mejoran, evitando en incremento en la enfermedad y llegar a trasplante”, dice el galeno.

Añade que pacientes de esteatosis hepática que se hagan una cirugía bariátrica deben tener un seguimiento cercano con el gastroenterólogo y el nutricionista para que el resultado sea exitoso, pues si no llevan el seguimiento correcto pueden agravar el cuadro a una insuficiencia hepática.

Infertilidad
La obesidad causa en las mujeres ciclos menstruales irregulares y dificultades para que el óvulo llegue adecuadamente al útero. “Hemos tenido pacientes que han perdido la regla hasta por un año, y tres meses después de la cirugía están totalmente regulares y algunas se emocionan tanto que se embarazan a los cuatro o cinco meses después de la operación, lo cual es un dolor de cabeza para los médicos porque se recomienda que pase al menos un año y medio”, indica el médico. Asegura que de sus pacientes con infertilidad, el 80 por ciento ha tenido hijos después de la cirugía bariátrica.

Problemas renales
Cuando hay problemas renales (como aumento de úrea o creatinina) sin que exista aún insuficiencia, la cirugía bariátrica puede traer mejoría; sin embargo, Rodríguez Blanco señala que se debe ser cuidadoso por la notable disminución de la ingesta de líquidos después del procedimiento, la cual podría acarrear insuficiencia renal por la deshidratación y por la cantidad de grasa que maneja el riñón después de la cirugía. Si el nefrólogo aprueba la cirugía el paciente debe tener estricto seguimiento.

(+)
UNA CIRUGÍA MUY COSTOSA

La cirugía bariátrica puede ser la respuesta a un paciente con escasa calidad de vida debido a un  síndrome metabólico. Sin embargo, la cirugía no es asequible para todos, pues su precio ronda entre los 8 y los 15,000 dólares y ningún seguro local la cubre.

“Algún seguro debería cubrir a pacientes obesos esta cirugía porque puede ser su salvación. De hecho, es más barato cubrir la cirugía que cubrir todas las consultas, tratamientos y medicamentos que esa persona puede necesitar y que va a producir muchísimo más gasto”, dice Rodríguez Blanco. Añade que aunque los seguros ven la bariátrica como una cirugía estética esta es la única oportunidad de pacientes que son diabéticos, hipertensos y que han tenido accidentes cerebrovasculares.

Publicado en Listin Diario

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

19 − 18 =