Analizan la relación entre los medicamentos para la fertilidad y el riesgo de cáncer de mama

‘Journal of the National Cancer Institute’

MADRID, 9 Jul. (EUROPA PRESS) –

   Las mujeres que usan medicamentos para la fertilidad, y no llegan a las 10 semanas de embarazo, tienen un riesgo estadísticamente menor de cáncer de mama, en comparación con las que no toman estos fármacos. Sin embargo, las mujeres que usan estos medicamentos y tienen un embarazo de más 10 semanas, muestran un riesgo estadísticamente mayor de cáncer de mama, en comparación con las mujeres tratadas sin éxito -un riesgo comparable al de las no medicadas, según un estudio publicado en el ‘Journal of the National Cancer Institute’.

   Los medicamentos que estimulan la ovulación elevan temporalmente los niveles de estrógeno en las mujeres, y se sabe que los estrógenos juegan un papel importante en el cáncer de mama. Mientras que algunos estudios informan de un aumento del riesgo de cáncer de mama después del tratamiento de la infertilidad, otros análisis no han sido concluyentes.

   Con el fin de determinar el riesgo de cáncer de mama de aparición temprana, después del uso de medicamentos para la fertilidad que estimulan la ovulación, el doctor Chunyuan Fei, del Instituto Nacional de Ciencias de Salud Ambiental (NIEHS, por sus siglas en inglés), y sus colaboradores, llevaron a cabo un estudio familiar de caso-control, entre hermanas, para estudiar a mujeres diagnosticadas con cáncer de mama menores de 50 años, y a sus hermanas sin cáncer, como control, entre septiembre de 2008 y diciembre 2010. En la investigación se observó específicamente la exposición a medicamentos para la fertilidad, y si estos habían producido, o no, un embarazo de, al menos, 10 semanas.

   Los investigadores observaron que las mujeres que habían usado fármacos para la fertilidad mostraron un menor riesgo, estadísticamente no significativo, de cáncer de mama, en comparación con las mujeres que no usaban medicamentos para la fertilidad. Por otro lado, las mujeres que utilizaron medicamentos para la fertilidad y no llegaron a las 10 semanas de embarazo, mostraron una reducción estadísticamente significativa en el riesgo de cáncer de mama, en comparación con las no usuarias. Sin embargo, las mujeres que habían usado medicamentos para la fertilidad, y superaron las 10 semanas de embarazo, mostraron un riesgo significativamente mayor de cáncer de mama, en comparación con las mujeres que habían sido tratadas sin éxito.

   “Nuestros datos sugieren que la exposición a un embarazo por estimulación es suficiente para reducir el riesgo asociado con la exposición a las drogas que estimulan la ovulación”, explican los autores. Los expertos creen que la exposición a los medicamentos para la fertilidad aumentan potencialmente el riesgo de cáncer, mediante la modificación del tejido mamario relacionada con el embarazo, sin embargo, las mujeres tratadas con éxito mostraron el mismo nivel de riesgo de cáncer de mama que las no usuarias. No obstante, los autores señalan algunas limitaciones del estudio, incluyendo la falta de datos sobre el diagnóstico específico de la infertilidad.

   En un editorial acompañante, la doctora Louise A. Brinton, de la División de Epidemiología del Cáncer y Genética del Instituto Nacional del Cáncer, considera que los resultados del estudio son difíciles de entender en el contexto de estudios anteriores. Brinton explica que la reducción en el riesgo global asociado con el uso de fármacos puede estar relacionado con el hecho de que una de las drogas, el clomifeno, es un modulador selectivo del receptor de estrógenos (SERM), similar al tamoxifeno.

   Por otro lado, un aumento del riesgo en las mujeres tratadas con éxito puede estar relacionado con el aumento de la exposición a las hormonas ováricas, así como con el doble efecto del embarazo en el riesgo de cáncer de mama -un aumento transitorio que se disipa con el tiempo y, finalmente, conduce a una reducción del riesgo a largo plazo. Otro factor que complica la interpretación de los resultados del estudio es que éste se centra en las mujeres que desarrollaron cáncer de mama antes de los 50 años, un cáncer asociado más frecuentemente con factores genéticos.

   Brinton concluye que se necesita investigación adicional para comprender estas asociaciones. Según la investigadora, debido a estas complejidades, los resultados de las investigaciones individuales deben ser interpretados con cautela, y se deben sopesar los beneficios que entraña el uso de medicamentos para la fertilidad, incluyendo una alta probabilidad de llevar a término un embarazo, lo cual puede conducir a sustanciales reducciones, a largo plazo, en el riesgo de cáncer de mama.

Publicado en Europa Press

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

1 × 4 =