Aliviar el estrés mejora el éxito de la fertilización in vitro

Participar de una clase de manejo del estrés ayuda a las mujeres bajo tratamiento de fertilización in vitro (FIV) a quedar embarazadas, señaló una nueva investigación efectuada en Estados Unidos.

Esto coincide con un estudio reciente que sugirió que el alivio del estrés eleva la tasa de éxito en mujeres que no pueden concebir.

“Las mujeres bajo tratamiento de la infertilidad sufren de un alto nivel de estrés. Uno de los motivos por los que la FIV no es tan efectiva como nos gustaría es que algunas parejas no logran el embarazo en el segundo y tercer ciclos porque están muy estresadas”, dijo Courtney Lynch, responsable de epidemiología reproductiva de la Ohio State University.

A pesar de la creciente cantidad de pruebas de que el estrés está asociado con la infertilidad, en especial en mujeres bajo tratamiento, Lynch, ajena al estudio, lo describió como “un problema como el del huevo y la gallina”.

“No sabemos si la infertilidad causa el estrés o el estrés causa la infertilidad”, señaló.

El equipo de Alice Domar, de Boston IVF, reunió a 143 mujeres que iban a recibir el primer ciclo del tratamiento y, al azar, le indicó a la mitad que participara de un curso para reducir el estrés. Al resto, les entregaron un vale de obsequio para concurrir a un spa (grupo de control).

Las pruebas

El curso de manejo físico y mental consistió en 10 clases semanales de psicoterapia para cambiar el pensamiento negativo y entrenar la relajación y las conductas saludables.

Luego, el equipo controló a las participantes en dos ciclos de FIV: 97 mujeres (46 del grupo tratado y 51 del grupo de control) completaron por lo menos un ciclo, con el que quedaron embarazadas el 43 por ciento de las mujeres de ambos grupos.

Pero antes del inicio de ese ciclo, menos de la mitad de las mujeres tratadas con manejo del estrés había concurrido a la primera clase.

Los resultados fueron distintos para el segundo ciclo, cuando la mayoría de las mujeres en el programa de manejo del estrés había asistido a por lo menos cinco clases. Luego, el 52 por ciento de las mujeres del grupo quedaron embarazadas, comparado con el 20 por ciento del grupo de control.

Esto “debería darle mucha esperanza a las mujeres”, dijo Domar.

Según Lynch, el estrés crónico puede modificar hormonas que interfieren en la producción de los óvulos, al hacer que el ovario los libere más lentamente, y con el sistema inmunológico, al aumentar las posibilidades de que el organismo rechace el embrión.

Para Domar, tiene sentido que altos niveles de estrés dificulten la concepción. Después de todo, cuando los problemas para encontrar alimentos y sobrevivir atormentaban a nuestros ancestros, no era el mejor momento para sumar un bebé a la familia.

Publicado en Terra

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

5 + 11 =