Alimentos y fertilidad

La nutrición es uno de los principales factores ambientales que se relacionan con la capacidad reproductiva. Lo que deben tener en cuenta tanto hombres como mujeres para garantizar su fertilidad y una concepción exitosa.

Mujeres

Las mujeres que presenten bajo peso pueden sufrir trastornos menstruales y consecuentemente alteraciones de la ovulación, dificultándose así la consecución de un embarazo. La obesidad y el sobrepeso también alteran la capacidad reproductiva en las mujeres.
La nutrición en el periodo que rodea al momento exacto de la concepción es un importante condicionante de la posible aparición de complicaciones durante la gestación.
Las mujeres que decidan realizar un tratamiento de fertilidad deben normalizar el peso corporal con un plan de alimentación que aporte las calorías adecuadas.
Una dieta balanceada debe incluir:
Lácteos: Son importantes por su aporte en calcio y vitaminas liposolubles (vitamina D), necesarias para asegurar la óptima salud ósea tanto de la futura mamá como del bebé.
Frutas y verduras: Aportan sustancias antioxidantes y vitaminas.
Cereales: Son importantes por el aporte de vitaminas y como principal fuente de energía.
Carnes: Aportan hierro y proteínas. Deben seleccionarse cortes magros.

Suplementos nutricionales

El ácido fólico está presente en las legumbres, vegetales de hoja verde y frutos secos. A pesar de una dieta completa, se recomienda un aporte suplementario con dosis indicadas por el nutricionista como mínimo un mes antes de la concepción.
Con relación al hierro, dada la gran frecuencia de déficit del mismo en las mujeres en edad fértil, se recomienda analizar las reservas de la mujer que desea un embarazo y suplementarlo si es necesario.
El yodo es fundamental por lo que, además de asegurar el consumo de sal yodada y fomentar el consumo de pescado de origen marino, se recomienda una suplementación con dosis indicadas por el nutricionista como mínimo un mes antes de la concepción.

Hombres

Al igual que la alimentación en la mujer, la nutrición tiene una incidencia directa sobre la fertilidad masculina. Estudios recientes indican que la ingesta de algunos minerales como el zinc, calcio y vitaminas C, D, E, ácido fólico y el betacaroteno impactan directamente en la calidad de los espermatozoides. Otras investigaciones también han descubierto que estimulantes o relajantes pueden intervenir en la fertilidad masculina. En el caso de relajantes, particularmente la marihuana, hace que los espermatozoides naden con un movimiento anormal, no coordinen los tiempos y sean incapaces de sujetarse al óvulo.  Por el contrario, estimulantes como el café mejoran la movilidad de los espermatozoides.

Sustancias y micronutrientes recomendados:
Acido fólico: Los hombres con baja cantidad de ácido fólico en la dieta presentan menos cantidad de espermatozoides.
Vitamina C: Esta vitamina favorece la motilidad y calidad del espermatozoide. Un vaso al día de jugo de naranja cubre las necesidades para contribuir con la fertilidad.
Vitamina D: Esta vitamina también mejora la fertilidad en el hombre. Los alimentos más ricos en vitamina D son el aceite de hígado de bacalao y los pescados como el salmón, atún, caballa y arenque. También está presente en la leche, levadura y en la yema de huevo.
Vitamina E: La ingesta de este antioxidante es beneficiosa para la motilidad de los espermatozoides. Se encuentra en aceites vegetales como el de girasol, maíz, soja y oliva, en cereales como el trigo, frutas secas como avellanas, almendras, maníes y nueces, en vegetales como la soja, también en el germen de trigo y la levadura de cerveza.
Calcio: Los alimentos lácteos como la leche, el queso y los yogures son su principal fuente.
Zinc: La deficiencia de este mineral interfiere en los niveles normales de testosterona y en la cantidad del líquido seminal. Las fuentes con mayor contenido de zinc son las carnes rojas, el hígado y los cereales fortificados.
Betacaroteno: Es una sustancia que está presente en frutas y verduras de color naranja o rojo, como las naranjas, la zanahoria, remolacha y el tomate, entre otros, y también en alimentos de origen animal como los huevos y el hígado vacuno. Es un poderoso antioxidante de las células y por esta razón retrasa su envejecimiento por lo que también actúa directamente sobre los espermatozoides.
Cafeína: Se recomienda la ingesta de una a dos tazas de café por día. También es importante no sobrepasar las dosis sugeridas.

Fuente: ABC

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

15 − Diez =