Alimentos transgénicos: una amenaza para la fertilidad

Un estudio revela que un maíz modificado genéticamente afecta a la reproducción en ratones.

Un estudio hecho público por el Gobierno de Austria identifica graves amenazas para la salud por consumo de organismos modificados genéticamente. Este estudio es uno de los escasos realizados a largo plazo de los efectos de los transgénicos en la alimentación. Concluye que la fertilidad de los ratones alimentados con maíz modificado genéticamente se vio seriamente dañada, con una descendencia menor que los ratones alimentados con maíz convencional. Este maíz está aprobado
para alimentación humana y animal en la Unión Europea y se ha cultivado de forma experimental en más de 30 municipios españoles. Considerando la gravedad de esta potencial amenaza para la salud y reproducción humana, Amigos de la Tierra y Greenpeace exigen la retirada de los cultivos
transgénicos actualmente en el mercado.

El estudio, patrocinado por los Ministerios de Agricultura y Sanidad de Austria, fue presentado ayer en un seminario científico en Viena. El Dr. Jürgen Zentek, Profesor de Medicina Veterinaria en la Universidad de Viena y coordinador del estudio resumió los hallazgos: los ratones
alimentados con maíz transgénico tuvieron menos descendencia en la tercera y cuarta generación, y estas diferencias fueron estadísticamente significativas. Los ratones alimentados con maíz no transgénico se reprodujeron de forma más eficiente. Este efecto se puede atribuir a las
diferencias en la alimentación.

“Los alimentos transgénicos parecen actuar como un agente de control de la natalidad, conduciendo de forma potencial a la infertilidad. Si este motivo no es suficiente para plantear la retirada de los cultivos transgénicos actualmente en el mercado, no se a que tipo de catástrofes estamos esperando” afirmó Juan Felipe Carrasco, responsable de la campaña contra los transgénicos de Greenpeace “Experimentar genéticamente con nuestros alimentos es como jugar a la ruleta rusa con los consumidores y con la salud pública”.

Los investigadores austriacos llevaron a cabo varios ensayos de alimentación a largo plazo con ratones durante 20 semanas. Uno de estos estudios consistió en una Evaluación de la Reproducción mediante Cría Continua (RACB en sus siglas en inglés), en el que la misma generación de padres tuvo varias camadas de ratones. Los progenitores fueron alimentados o bien con una dieta que incluía un 33% de una variedad de maíz transgénico (NK 603 x MON 810), o bien a base de un maíz parecido, pero no transgénico. Se encontró que la reducción en el tamaño de la camada y su peso eran estadísticamente significativos en la tercera y cuarta camada en los ratones alimentados con transgénicos en comparación con el grupo control.

Esta variedad de maíz transgénico, propiedad de la multinacional Monsanto es tolerante a un herbicida y resistente a algunos insectos. Ha sido aprobada para su cultivo en varios países, como EE.UU. o Argentina y en la Unión Europea [1] está aprobado para uso en alimentación humana y animal. En España, este maíz ha sido además cultivado de forma experimental al aire libre en más de 30 municipios los últimos tres años [2]. Estos ensayos tienen el grave riesgo de contaminar los cultivos de maíz destinados a la alimentación. La variedad NK 603 x MON 810 es un híbrido de dos variedades transgénicas. Una de ellas, MON 810, se cultiva de forma comercial en España, con más de 80.000 hectáreas sembradas en 2008.

“Este estudio es un ejemplo más de que no se puede garantizar la seguridad de los cultivos transgénicos. La toxicidad para la reproducción que presenta este maíz transgénico es un resultado totalmente inesperado. Pero las autoridades europeas lo declararon tan seguro como el maíz convencional, un error con una consecuencias potenciales extremadamente graves” añadió David Sánchez, responsable de Agricultura y Alimentación de Amigos de la Tierra.

Para más información:
Teresa Rodríguez, Prensa de Amigos de la Tierra: 91 306 99 00 – 680 936 327
Marta San Román, Prensa de Greenpeace: 91 444 14 00 – 680 400 645
David Sánchez Carpio, Responsable del Área de Agricultura y Alimentación de Amigos de la Tierra, 91 306 99 21 — 691 471 389
Juan-Felipe Carrasco, Responsable campaña de Transgénicos de Greenpeace,
91 444 14 00

Notas:

[1] En 2005, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA en sus siglas en inglés) dio luz verde a este maíz. Sin realizar ningún estudio independiente, basándose solo en los datos de Monsanto, la EFSA afirmó “se considera improbable que el maíz NK603 x MON810 tenga ningún efecto adverso en la salud humana y animal”. Esto es un claro ejemplo de que el modelo de evaluación de riesgos de los cultivos transgénicos es defectuoso y está mal diseñado.

[2] El Ministerio de Medio Ambiente autorizó en 2008 a la empresa Pioneer el cultivo experimental al aire libre de esta variedad en Dos Hermanas, Los Palacios-Villafranca, Marchena y Huétor Tájar en Andalucía; Gurrea de Gállego, Garrapinillos, Tauste, Puebla de Alfindén, Villafranca de Ebro y Nuez de Ebro en Aragón; Tarazona de la Mancha, Alpera y La Gineta en Castilla La Mancha; Rebollar de los Oteros, Llamas de la Ribera, Toral de los Guzmanes, Ataquines, Pelabravo, Villarrabé y Olmos de Ojeda en Castilla y León; Alcarrás en Cataluña; Villanueva de la Serena en Extremadura; San Martín de la Vega en Madrid y Santa Uxía de Ribeira, Mesía, Villalba, Chantada en Galicia

Fuente: Absolum.org

One thought on “Alimentos transgénicos: una amenaza para la fertilidad

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

2 × 2 =